La CAM dio a uno de los cargos juzgados un exceso de financiación para un proyecto que "no vendió un colín"

Publicado 28/01/2015 18:48:10CET

Avilés, que destinó parte de los créditos facilitados por la caja a pagar los intereses, debería haber dimitido, dicen los expertos

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Uno de los peritos judiciales que analizó la presunta existencia de irregularidades en las dietas y los préstamos concedidos por la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) ha acusado este miércoles a la entidad de conceder un exceso de financiación para la construcción de una promoción inmobiliaria "que no vendió un colín" a uno de sus altos cargos, el expresidente de la Comisión de Control Juan Ramón Avilés.

El experto Javier López, procedente de la auditora PriceWaterhouseCoopers (PwC) y designado a petición de la Fiscalía Anticorrupción, ha declarado ante el tribunal de la Audiencia Nacional encargado de juzgar a Avilés y al exdirector general Roberto López Abad que se enfrentan a una petición fiscal de penas de cárcel de hasta 4 años. También lo ha hecho, el otro perito designado por el juez instructor de la causa, José María Ruiz, cedido en este caso por el Banco de España.

Ambos han coincidido en asegurar que se concedió al exdirectivo de la caja un exceso de financiación, lo que provocó un perjuicio a la entidad de más cinco millones de euros que tuvo que sufragar el Fondo de Garantía de Depósitos, que inyectó un total de 5.249 millones a la caja. En concreto, Avilés dispuso de 10,5 millones cuando sólo debía usar 5,6 millones. "Se le concedieron mayores disposiciones de crédito de las permitidas", ha concretado Ruiz.

El experto procedente del Banco de España ha agregado que Avilés destinó parte del dinero obtenido al pago de los intereses del propio préstamo, práctica que comenzó a llevar a cabo en marzo de 2009. "En el momento en el que dispone de más liquidez para responder a ese préstamo tendría que haber cesado como miembro de la Comision de Control", ya que podía considerarse que había entrado en situación de morosidad, ha indicado.

AVILÉS INCUMPLIÓ LAS OBLIGACIONES DEL PRÉSTAMO

El perito del Banco de España ha denunciado, por otra parte, que Avilés incumplió las obligaciones del préstamo concedido por su caja. Ha explicado que se trataba de un crédito "finalista", para la construcción de un proyecto promotor a través de la sociedad La Vereda de Sucina.

Avilés, que llegó a recibir casi 18 millones de euros en distintos créditos para construir 174 viviendas y 228 garajes, obvió, en concreto, la obligación de emplear las cantidades percibidas para las actividades establecidas y en la forma pactada y remitió parte del préstamo, la parte otorgada por el Instituto de Crédito y Finanzas de la Región de Murcia (Icref), a cuentas de sus familiares.

"Un préstamo promotor no es una cuenta de crédito de la que el empresario puede disponer. Esta ligado a un proyecto, al final desaparece y quedan unos clientes subrogados", ha precisado el perito. Los dos peritos han declarado junto a otros tres expertos, designados en este caso por el propio Avilés, y con los que han mantenido a lo largo de toda la jornada agrios enfrentamientos.

Los expertos de la defensa del acusado, han rebatido en numerosas ocasiones los argumentos del inspector del Banco de España y han precisado que Avilés no podía devolver las cantidades prestadas dado que no consiguió vender las viviendas construidas. Han defendido, además, que actuó "diligentemente" y que la promoción inmobiliaria se construyó. "Ahí están las casas", ha agregado uno de ellos.

DIETAS

Los expertos judiciales se han referido, además, a las dietas presuntamente irregulares percibidas por Avilés y otros 18 miembros de la Comisión de Control de la caja, a través de su designación en una de sus sociedades participadas.

"Para retribuir a los órganos rectores se utilizaron las participadas y yo pongo en duda ese tipo de actuaciones", ha asegurado Ruiz. También ha indicado que la CAM concedió facilidades crediticias a otros altos cargos.