La dimisión de Martín de Marcos, otro contratiempo en la difícil implantación del PP en Navarra tras su ruptura con UPN

Actualizado 07/07/2015 22:20:32 CET

PAMPLONA, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

La sorpresiva dimisión de Enrique Martín de Marcos como presidente del Partido Popular de Navarra representa otro hito más en el difícil camino que han tenido que afrontar los 'populares' para su refundación en la Comunidad foral tras la ruptura con UPN en el año 2008.

Desde esa ruptura, el PPN se ha enfrentado a unas elecciones forales en 2011 que le situaron como quinta fuerza del Parlamento de Navarra, con cuatro escaños de los 50 del arco parlamentario, lejos de los 19 que ostenta UPN, primer partido de la Comunidad. En Pamplona, la formación regionalista obtuvo 11 ediles en las elecciones municipales, mientras que el PPN se tuvo que conformar con dos.

En los comicios europeos de 2009 y 2014, a los que no concurrió UPN, el PP fue la primera fuerza en Navarra, al recibir gran parte del tradicional voto regionalista.

La ruptura entre UPN y PP se consumó en 2008, cuando regionalistas y populares escenificaron su división en el voto de los Presupuestos Generales del Estado presentados por el Gobierno del PSOE. Mientras el PP presentó una enmienda a la totalidad de las cuentas, UPN decidió abstenerse.

Tras ello, el PPN se refundó en Navarra bajo la Presidencia de Santiago Cervera, con la misión de expandir la organización 'popular' en la Comunidad foral. Cervera fue elegido parlamentario foral en 2011, pero apenas unos meses después abandonó la política navarra para ir en las listas del PP a las elecciones generales y ya en la primavera de 2012 dejó la presidencia del partido en Navarra.

Cervera volvió a la actualidad de la Comunidad foral cuando en diciembre de 2012 decidió renunciar a la política tras ser detenido e imputado por un presunto chantaje al expresidente de Caja Navarra José Antonio Asiáin.

Como sucesor de Cervera, Enrique Martín de Marcos ha tenido que lidiar con un partido que no consigue levantar el vuelo en Navarra y en el que conviven dos sentimientos: por un lado, el de quienes apuestan por unas buenas relaciones con UPN, y por otro lado, el de quienes quieren diferenciarse con claridad de los regionalistas.

En la carta que Martín de Marcos ha enviado a sus afiliados explicando su dimisión, el 'popular' ve necesario un "cambio de actitudes e incluso de personas" y "diseñar lo antes posible un proyecto para movilizar a nuestro electorado, valorando la conveniencia o no de propiciar o al menos intentar un pacto con UPN, con quien compartimos, en desventaja, el gran caladero de votos de centro derecha".

Además, expresa su queja de que "algunos de nuestros compañeros de partido hayan manifestado internamente que el PP podría beneficiarse a la larga de una derrota de UPN y consecuentemente de un gobierno con nacionalistas: circunstancia que resulta inadmisible porque podría traer consecuencias irreversibles para Navarra y para España".

En este contexto, la comisión gestora del PPN nombrada por Génova afronta una situación compleja, teniendo que buscar el orden interno con la convocatoria de un congreso para elegir nuevo presidente y cuando queda menos de un año para volver a enfrentarse a unas elecciones forales y municipales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies