El Gobierno veta la tramitación en el Congreso de 10 leyes de la oposición y autonomías

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

El Gobierno veta la tramitación en el Congreso de 10 leyes de la oposición y autonomías

La vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría
EUROPA PRESS
Publicado 17/10/2016 19:46:23CET

Moncloa alega que esas propuestas provocarían un gasto extra de 5.000 millones y pondría en riesgo los compromisos con la UE

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno del PP ha comunicado al Congreso su rechazo a tramitar diez proposiciones de ley promovidas por la oposición y por distintos parlamentos autonómicos y lo justifica en que, si salieran adelante, supondría una desviación presupuestaria de más de 5.000 millones de euros y pondrían en riesgo el cumplimiento del plan de estabilidad comprometido con Bruselas.

Conforme a la legislación, las proposiciones de ley que se registran en el Congreso deben contar con el visto bueno del Ejecutivo para ser debatidas, ya que el Gobierno cuenta con capacidad para vetar aquellas que, a su entender, puedan tener efectos negativos sobre los presupuestos en curso o previstos, ya sea porque merman los ingresos o porque aumentan los gastos.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy no había usado esa capacidad de veto ni cuando tenía mayoría absoluta, ni en la pasada legislatura de la primera mitad de año. Hasta ahora, las 115 proposiciones de ley vetadas corresponden a Gobierno socialistas, y el grueso (93 iniciativas) datan de la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando su Gobierno empezó a tomar medidas de ajuste para cumplir los compromisos presupuestarios.

El pasado viernes, cuando acababa el plazo de 30 días para que el Gobierno emitiera su opinión sobre buena parte de las proposiciones de ley registradas esta legislatura, el Ministerio de la Presidencia comunicó al Congreso su negativa a tramitar diez de ellas.

ENTRE ELLAS, LA PARALIZACIÓN DE LA LOMCE

En esa lista figuran una del PSOE para paralizar la aplicación de la Ley Orgánica de mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), otras cuatro del Grupo Socialista sobre trabajadores subcontratados, supresión de tasas judiciales, pobreza energética y universalización de la asistencia sanitaria, dos proposiciones para fomentar el autoconsumo eléctrico (una de Ciudadanos y otra de la Asamblea de Murcia), y otras tres propuestas de parlamentos autonómicos (una del País Vasco para compensar a víctimas del amianto, otra de Galicia para asumir la titularidad de la autopista de peaje AP-9, y una de Baleares sobre emprendedores).

Cada una de estas proposiciones de ley ha sido objeto de un escrito específico argumentado los motivos concretos del veto, siempre relacionado con un aumento del gasto presupuestario o una reducción de los ingresos previstos. Fuentes de Moncloa aseguran a Europa Press que, si salieran adelante estas leyes, el presupuesto sufriría un aumento extraordinario de 5.000 millones de euros, un impacto que sería mucho mayor si se sumaran las consecuencias indirectas de su puesta en marcha.

En el caso de la paralización de la LOMCE, el Gobierno argumenta que, si se detuviera el calendario de aplicación, España sufriría una pérdida de ingresos de casi 615 millones de euros provenientes de Fondos Europeos. Esta misma iniciativa llegó a debatirse en el Pleno del Congreso la pasada legislatura, pero entonces Moncloa renunció al veto al considerar que, ante la previsible disolución de las Cortes, el calendario no peligraba.

La decisión de frenar su tramitación se adoptó el mismo día que el Consejo de Ministros aprobaba el Plan de Estabilidad comprometido con Bruselas, y en Moncloa alegan que dar vía libre a esas leyes que implican aumento de gasto sería una mala señala para la Comisión Europea porque se estaría poniendo en riesgo el cumplimiento de esos compromisos presupuestarios.

LA REVALORIZACIÓN DE LAS PENSIONES CORRE EL MISMO RIESGO

A tenor de estos precedentes, todo apunta a que el Gobierno tampoco permitirá tramitar la proposición de ley que el PSOE y todos los grupos de la oposición salvo Ciudadanos registraron la pasada semana, junto con los sindicatos, para subir las pensiones en 2017 por encima de la inflación.

En los anteriores casos de vetos del Gobierno, las proposiciones de ley que no contaban con el visto bueno de Moncloa se daban por decaídas, pero entonces la Mesa del Congreso tenía la misma mayoría que el Ejecutivo.

En esta legislatura sin mayorías claras, la Mesa que preside Ana Pastor deberá tomar ahora una decisión sobre si retira o no estas diez iniciativas y las próximas que sean objeto de veto por el Gobierno.

Si la oposición, que tiene mayoría en la Mesa, desoye el veto de Moncloa y sigue adelante con la tramitación, el Gobierno podría acabar en los tribunales o incluso planteando un nuevo conflicto de competencias con el Congreso.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies