Moncloa advierte de que Turull tiene encima "la espada de Damocles" y ya sabe lo que ocurre si pasa la raya

Santamaría y Rajoy en el debate de la moción de censura
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 21/03/2018 11:59:36CET

En el Gobierno admiten que mantiene sus derechos políticos y que puede ir a la investidura, pero estarán "vigilantes"

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

Moncloa considera que Jordi Turull, ex portavoz del Gobierno catalán con Carles Puigdemont, tiene encima la "espada de Damocles" porque tiene una causa judicial pendiente de la Justicia. Eso sí, admiten que, pese a estar en libertad bajo fianza, mantiene sus derechos políticos y puede ir a la investidura, pero estarán "vigilantes", según fuentes del Ejecutivo.

La candidatura a la investidura de Jordi Turull se abre paso después de que el hasta candidato de JxCat a la Presidencia de la Generalitat, Jordi Sànchez, declarase este martes ante el Tribunal Supremo que está dispuesto a renunciar a su escaño e incluso a dejar la política para salir en libertad. El presidente del Parlament, Roger Torrent, reactivará este miércoles los pasos para una investidura en Semana Santa.

A diferencia de sus antecesores, Jordi Sànchez y Carles Puigdemont, Turull no tendría problemas para ser investido porque no está ni en la cárcel ni en Bruselas, pero sí para tener un mandato completo ya que está siendo investigado por el juez del Supremo que instruye la causa contra el proceso independentista.

Por eso, en el Gobierno admiten que Turull es un candidato "limitado" por su situación judicial, dado que está imputado. Sin embargo, asumen que no pueden evitar que se convierta en el próximo presidente de la Generalitat si consigue los votos en el Parlamento catalán al tener intactos en este momento sus derechos políticos.

"No podemos ver a Turull ni bien ni mal", admiten en Moncloa, donde señalan que el Gobierno de Mariano Rajoy ahora se dedica a gestionar la Generalitat pero tiene que respetar las decisiones del Parlamento de Cataluña "mientras se cumpla la ley".

En este sentido, fuentes del Ejecutivo avanzan que estarán "vigilantes" ante los pasos que se vayan dando. "Turull tiene la espada de Damocles porque está en libertad provisional", insisten desde el Gobierno de Mariano Rajoy.

NO ES UN CANDIDATO LIMPIO

Las mismas fuentes admiten que les habría gustado un candidato "limpio" y sin causas pendientes con la Justicia, una demanda que tanto Mariano Rajoy como diferentes miembros del Gobierno han venido exponiendo públicamente en las últimas semanas.

En este sentido, en el Ejecutivo del PP avisan de que si continúa por los mismos derroteros condicionará la situación del futuro Gobierno de Cataluña. "Hay una raya y si la sobrepasa, ya conoce la prisión", aseguran en Moncloa, donde admiten que si Turull es investido se levantará automáticamente la aplicación del artículo 155 de la Constitución que lleva ya casi cinco meses de vigencia.

El propio juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, ya advirtió el pasado mes de diciembre a Turull, de que si mentía en sus propósitos de respetar la Ley y de guiarse por vías constitucionales y reincidía en el delito, podría volver a la cárcel. Así lo expuso el magistrado en el auto dictado el pasado 4 de diciembre por el que acordó dejarlo en libertad bajo fianza de 100.000 euros, así como a otros cinco exconsejeros: Raül Romeva, Josep Rull, Dolores Bassa, Meritxell Borrás y Carles Mundó.

CONSEGUIR LOS VOTOS PARA SER INVESTIDO

Asimismo, en el Gobierno recuerdan que Turull tiene que conseguir los votos para ser investido, algo que ahora no tiene asegurado porque la CUP no le garantiza sus escaños al considerarlo un candidato "autonomista". En cualquier caso, fuentes del Gobierno admiten que si no prosperase esa votación, al menos se activaría el mecanismo que permitiría correr los plazos de la investidura.

Si Turull fuera inhabilitado o encarcelado de nuevo durante la legislatura, esta circunstancia le obligaría a renunciar al cargo: según la ley le sustituiría el vicepresidente, pero el Parlament debería investir a otro presidente o, si no lo logra, convocar elecciones.

En Moncloa avanzan que será "relevante" el nombre de la persona que propongan como vicepresidente --previsiblemente de ERC-- porque será la encargada de quedarse al frente de la Generalitat si la Justicia reclama a Turull. El sustituto podría tener en sus manos la posibilidad de controlar la situación y calendarios, como la posibilidad de disolver las Cortes y convocar elecciones, añaden las mismas fuentes.

GIRA DE PUIGDEMONT PARA TENER PROTAGONISMO

En el Gobierno saludan que Carles Puigdemont y Oriol Junqueras se hayan quitado del camino porque eran malos candidatos tras sus antecedentes con el 'procés'. Y sostienen que después de la lista con la que Puigdemont concurrió a las elecciones del 21 de diciembre, en el PDeCAT necesitan un "enlace" y Turull puede ejercer ese papel.

Fuentes de Moncloa subrayan que la gira por Europa que está realizando el expresidente de la Generalitat --en Suiza y luego a Finlandia-- solo busca tener protagonismo en España. "Es un intento para salir aquí", resumen en el Gobierno.

Contador