El Rey confía en que el diálogo sobre Gibraltar permita una "fórmula aceptable para todos"

Felipe VI
EUROPA PRESS
Actualizado 12/07/2017 21:04:22 CET

Insta a los dos Gobiernos a dar certidumbre a los afectados en el Brexit y destaca que ambos países respetan "la soberanía nacional y la ley"

LONDRES, 12 (de la enviada especial de EUROPA PRESS Carolina Jiménez)

El Rey Felipe VI ha afirmado este miércoles, en un discurso ante el Parlamento británico, que confía en que el "diálogo y el esfuerzo" entre los Gobiernos de Madrid y Londres sobre el contencioso de Gibraltar permitirá avanzar hacia "fórmulas que sean aceptables para todos los implicados".

En el acto de más trascendencia política de su visita de Estado a Reino Unido, Don Felipe ha hecho un repaso por las estrechas relaciones entre los dos países y entre las dos monarquías y ha reconocido que durante esa historia "rica y fructífera ha habido alejamientos, rivalidades y disputas", pero que la labor de los gobiernos y los ciudadanos ha conseguido "dejarlos en el pasado".

Y en ese punto, ha añadido: "Estoy convencido de que esta determinación para resolver nuestras diferencias será aún mayor en el caso de Gibraltar, y confío en que a través del diálogo y el esfuerzo necesarios nuestros dos gobiernos serán capaces de trabajar por fórmulas que sean aceptables para todos los implicados".

Don Felipe no ha evitado el único contencioso que separa a España y Reino Unido en su discurso ante las dos Cámaras de Parlamento británico, reunidas en la Royal Gallery del Palacio de Westminster. También lo mencionó su padre, Juan Carlos I, cuando se dirigió al Parlamento en 1986.

En un discurso de 20 minutos que ha pronunciado casi íntegramente en inglés, también se ha referido al que es el telón de fondo de esta visita, la próxima salida de Reino Unido de la UE. El pueblo británico, ha dicho, tomó esa decisión de acuerdo con su soberanía y su ley, así que ha dejado claro que la respeta aunque, ha añadido, también le "entristece".

Eso sí, ha manifestado que, en este contexto, lo principal es tener en cuenta a los miles de británicos que viven en España y los miles de españoles en Reino Unido, que tienen "una expectativa legítima de condiciones de vida estables y decentes". "Por lo tanto, insto a los dos Gobiernos a seguir trabajando para asegurar que el acuerdo de retirada del Reino Unido ofrece suficiente seguridad y certidumbre", ha remachado.

Felipe VI ha recordado que hasta ahora España y Reino Unido han sido "socios en el proyecto de la integración europea, que ha traído considerable estabilidad y prosperidad a la región, sin precedentes en la historia" y ha ayudado a España y Reino Unido a tejer sus hoy ricas relaciones.

Ante las dos Cámaras del Parlamento reunidas en sesión extraordinaria en la Royal Gallery, el jefe de Estado también ha tenido palabras de elogio para la "admirable" Isabel II en su Jubileo de Zafiro, por su patriotismo y su sentido de Estado. Y ha destacado que el propio Parlamento es "símbolo del compromiso británico con la causa de la libertad", también en "tiempos oscuros del siglo pasado" que trajeron la "amenaza del totalitarismo".

RECUERDO A ECHEVERRÍA Y LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO

En ese contexto ha homenajeado la "dignidad" de los británicos frente al terrorismo y ha dejado claros la solidaridad y el afecto de España por las victimas del terrorismo. También ha mencionado expresamente al español Ignacio Echeverría, fallecido en el atentado del 3 de junio, tras mostrar "un comportamiento ejemplar y heroico" así como para la diputada laborista Jo Cox, "salvajemente asesinada hace un año", y el policía Keith Palmer, apuñalado cerca del Parlamento en el atentado de marzo.

"Somos vuestros leales amigos y aliados. Todo miserable ataque terrorista es un ataque contra todos nosotros, porque las víctimas nos pertenecen a todos, sin importar su origen, raza, religión o condición; les debemos, a ellos y a sus familias, nuestro mayor respeto, gratitud e inquebrantable determinación", ha proclamado.

LEY, SOBERANÍA NACIONAL Y PLURALIDAD

A la hora de destacar lo mucho que los dos países tienen en común, ha remarcado que ambos respetan "la soberanía nacional y la ley, establecida por procesos democráticos, que son la piedra angular de cualquier Estado de Derecho y garantizan la coexistencia armoniosa y pacífica de nuestros ciudadanos".

Eso, ha dicho, lo comparten ambos países aunque tengan "distintas formas de Gobierno" y España tenga Constitución escrita y Reino Unido no. Los dos países, ha recalcado, son "dos de las naciones más viejas de Europa y del mundo", monarquías parlamentarias "basadas en la vocación y el firme compromiso con la pluralidad y la diversidad que enriquece nuestras sociedades".

Con el espíritu de estos principios, Felipe VI se ha presentado al Parlamento británico como "representante de la moderna, democrática nación española", plenamente integrada en la comunidad internacional y ha destacado la fuerte colaboración de ambos países en los desafíos internacionales, dedicando un homenaje especial a los miembros de la Fuerzas Armadas de ambos países.

Don Felipe ha recordado los lazos históricos familiares entre las dos monarquías -desde Leonor de Castilla y Catalina de Aragón, casadas con reyes ingleses y la boda de Felipe II con María Tudor-- hasta el hecho de ser el mismo descendiente de la Reina Victoria, ya que su bisabuela, Victoria Eugenia, era nieta de la soberana británica.

También ha incidido en los fuertes lazos económicos y comerciales entre ambos países, en la aportación de las empresas españolas a la economía y el empleo británicos, y en la potencia cultural de sus culturas y sus lenguas, "lenguas de comunicación internacional", que tienen como símbolos a Cervantes y Shakespeare, los forjadores de la novela y el teatro modernos que, según ha destacado, están "en los cimientos de los intensos intercambios intelectuales, artísticos, culturales y deportivos" entre ambos países. Y no ha olvidado reconocer a los hispanistas británicos, que han contribuido a que España sea conocida y apreciada.

El Rey ha finalizado su discurso volviendo al futuro escenario en el que deberán desarrollarse las relaciones hispano británicas, el Brexit: "Ahora afrontamos el reto de continuar adelante como socios, amigos y aliados bajo nuevas circunstancias, pero siempre hombro con hombro, en el corazón de una Europa libre, democrática y próspera", ha dicho.

Así, se ha mostrado convencido de que los dos países seguirán profundizando su vínculo porque, según ha dicho repitiendo palabras que pronunció su padre en esta misma sala hace 31 años, España y Reino Unido son "dos naciones con todos los motivos para el entendimiento, el apoyo y el afecto".

Don Felipe ha llegado a la Royal Gallery acompañado por la Reina Letizia y precedido de la delegación española en la visita. Su discurso ha sido recibido con largos aplausos antes y después por parte del público congregado.

Sus anfitriones, el presidente de la Cámara de los Comunes y el de los Lores, han tenido palabras de elogio para él y para España. "No siempre estamos de acuerdo en todo, Gibraltar es un asunto que usted ha mencionado y eso es verdad, pero en otras cosas coincidimos, somos monarquías constitucionales que seguimos comprometidos y desarrollando el imperio de la ley", ha dicho Lord Fowler, que ha querido poner fin al acto con un "Viva el Rey", rápidamente respondido por los asistentes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies