Rivera pide buscar el consenso para modernizar la Constitución sin romper la igualdad entre todos los españoles

Albert Rivera, presidnete de Ciudadanos
C'S
Actualizado 06/12/2016 16:53:36 CET

C's no descarta cambios puntuales exprés, como reducción de aforados, pero no ve adecuado aprobar una reforma de calado sin Podemos

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha pedido este martes a los demás grupos políticos representados en el Congreso que sean "valientes" y "responsables" para empezar a buscar el consenso necesario para modernizar la Constitución, pero ha rechazado que en ese debate se hable de "romper la igualdad entre todos los españoles".

En declaraciones a los periodistas en el Congreso, donde se celebra el Día de la Constitución, Rivera ha afirmado que la Carta Magna ha dado a España "cuarenta años de prosperidad, libertades y bienestar" y ahora toca "afrontar una modernización y una actualización" para "renovar el proyecto común".

Para poder hacerlo ha reclamado "un amplio consenso", y no solo porque se necesite una mayoría parlamentaria reforzada para aprobar modificaciones constitucionales. "Es sano y bueno que estemos todos. O por lo menos, todos los que queremos estar", ha añadido.

Tras instar a los demás partidos a comenzar este debate, ha indicado que solo podrán llegar a acuerdos si se dejan a un lado las "reticencias" y nadie intenta "dinamitar la Constitución". Según ha destacado, Ciudadanos defiende "la soberanía nacional y la igualdad de todos los españoles", por lo que su objetivo es "mejorar" la Carta Magna, no "romperla" para "contentar a quienes quieren romper España".

En este sentido, ha defendido que se puede hablar de la financiación, de las infraestructuras y de otros asuntos que afectan a las comunidades autónomas, pero "nunca asumir el debate de la ruptura de la igualdad de todos los españoles". En este contexto, ha recordado que los españoles que quieren seguir viviendo juntos son "la inmensa mayoría".

RECHAZA DEBATES IDENTITARIOS

Por eso se ha mostrado contrario al concepto de España como "nación de naciones" y a abrir un "debate identitario" que "nunca va a llegar a buen puerto". "La solución no es dividirnos por identidades y que cada uno proclame su nación de naciones", ha subrayado Rivera, que también rechaza establecer "privilegios" para determinados territorios, como Cataluña.

A su modo de ver "el único debate posible es de las reformas estructurales, económicas y políticas que pueden modernizar el sistema". En este sentido, cree que el referéndum que se puede hacer no es uno sobre la independencia de una región, sino uno en el que todos los españoles decidan sobre una eventual reforma constitucional.

El líder de Ciudadanos ha mencionado algunos de los puntos que su partido querría cambiar en la Carta Magna, como la reforma del Senado para que sea una verdadera Cámara autonómica, la supresión de los aforamientos políticos, el sistema electoral o la clarificación de las competencias de cada nivel de la Administración y su financiación.

Además, se ha mostrado "convencido" de que si esas reformas se llevan a cabo, "seguramente muchos catalanes y el resto de españoles se sentirán más partícipes del proyecto común".

"Hay que actualizarla, entre otras cosas para que en todos los rincones de España sientan como propio el marco constitucional", ha insistido Rivera, que durante la recepción institucional ha saludado y charlado brevemente con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y con el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández.

DELIMITAR PREVIAMENTE EL PERÍMETRO DE LA REFORMA

Ciudadanos es consciente de que reformar la Constitución es una tarea complicada, y por eso quiere que, antes de iniciar un debate en la Comisión Constitucional, se cree un grupo de trabajo para que los distintos partidos analicen qué partes concretas de la Constitución quiere tocar cada uno y establecer así el "perímetro" de la reforma.

La idea es que esa mesa de partidos extraparlamentaria empezara a trabajar a principios del año que viene para tener al menos un documento base. Creen que así se evitaría que el asunto de la modificación del texto fundamental se dejara para el final de la legislatura y, llegado ese momento, alguien argumentara que ya no se puede abordar por falta de tiempo.

La formación naranja tiene claro qué es lo que querría modificar en la Constitución, pero reconoce que el debate no será sencillo porque el PP preferiría no tocarla y el PSOE tiene discrepancias con el PSC respecto a la cuestión territorial.

En cuanto a Unidos Podemos, el partido de Albert Rivera cree que sería bueno que se sumara. La opción de aprobar una reforma constitucional sin la formación morada es aritméticamente posible --PP, PSOE y Ciudadanos suman 250 votos-- pero C's no lo vería adecuado.

Según Ciudadanos, si Podemos renunciase a seguir defendiendo la celebración de referéndums de independencia, en otros asuntos se podrían lograr acuerdos, pero lo ve improbable por la presión de las confluencias territoriales del partido.

REFORMA EXPRÉS PARA ELIMINAR AFORAMIENTOS

Una de las exigencias que el PP firmó el pasado agosto con Ciudadanos para que este apoyara la investidura de Rajoy es la eliminación de los aforamientos ligados a cargos políticos y representantes públicos, y esto requeriría una modificación de la Carta Magna en lo que se refiere a diputados y senadores.

Dado que el PSOE también apoyó esa medida en el acuerdo de gobierno que había suscrito previamente con C's, el partido de Rivera ve factible aprobarla, y para ello propondrá a principios de año una reforma exprés. En el caso de que no se pueda hacer de esa manera y sea necesario celebrar un referéndum, incluiría la eliminación de los aforamientos en la reforma general de la Constitución.