Rudi rechaza reformar la Constitución para responder al chantaje y la desigualdad que quiere el nacionalismo catalán

Luisa Fernanda Rudi
EUROPA PRESS
Publicado 07/07/2014 11:28:49CET

MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Gobierno, Luisa Fernanda Rudi, ha rechazado una reforma de la Constitución para responder al "chantaje" y la "desigualdad" que pretende el nacionalismo catalán. Así, se ha mostrado contraria a un modelo de federalismo asimétrico que conceda un trato "privilegiado" a esta comunidad, y ha abogado en cambio por mantener el actual Estado autonómico.

Durante su participación en un desayuno informativo de Europa Press, la presidenta aragonesa ha preguntado a quienes proponen una reforma constitucional "por qué, para qué" y "con quién". Y ha señalado que si la respuesta al "para qué" es "instaurar la desigualdad -mal llamada asimetría-" y la contestación al "con quién" excluye a la "mayoría de los españoles", cree que se puede concluir que se trataría de una "operación política fallida".

Rudi ha respondido a quienes afirman que, ante la consulta soberanista fijada por el Gobierno catalán para el próximo 9 de noviembre, hay que buscar una solución. A su juicio, aquellos que han "creado el problema" no pueden pretender que se lo resuelvan "los demás".

Además, ha subrayado que esa solución no podría ser "romper la solidaridad y la igualdad entre los españoles" estableciendo un federalismo asimétrico en el que Cataluña deba recibiese un "tratamiento privilegiado" con respecto a otras regiones. En su opinión, en la práctica no habría diferencias entre el actual modelo autonómico y un Estado federal a no ser que este último fuese "asimétrico", el cual generaría "desigualdades" entre los españoles.

En cuanto a la posibilidad de blindar las competencias lingüísticas, la presidenta aragonesa ha dicho que los blindajes no le gustan, pero ha añadido que la Constitución "se puede reformar si hay acuerdo. En cualquier caso, ha manifestado que "pretender cambiar las reglas del juego solo para una parte" no le parece "adecuado".

La presidenta del Ejecutivo aragonés ha expresado su esperanza de que, finalmente, los gobernantes catalanes "tengan sentido común y no sigan avanzando en un camino que no les lleva a ninguna parte" y que "perjudicaría a los ciudadanos de Cataluña". Asimismo, ha indicado que "a la Corona no se la debe involucrar" en este asunto pidiendo la intervención de Felipe VI porque, como monarca, "no puede tener más papel que el que la Constitución le da".

Por último, ha dejado claro que en la Franja de Aragón --la zona oriental de la comunidad donde se habla catalán-- tienen "relaciones muy fluidas" con Cataluña pero "se sienten muy aragoneses" y, por tanto, "no hay ningún peligro de separatismo" como efecto de una posible expansión del sentimiento independentista.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies