Tania Sánchez cree que la opinión pública mide cuándo un político investigado debe irse

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Tania Sánchez cree que la opinión pública mide cuándo un político investigado debe irse

La diputada de Podemos, Tania Sánchez
EUROPA PRESS
Publicado 24/11/2016 19:00:02CET

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La diputada de Unidos Podemos en el Congreso por Madrid Tania Sánchez considera que es la opinión pública la que ha de determinar en última instancia cuándo un político investigado por la justicia debe dar un paso atrás e irse o cuándo el partido al que pertenece debería actuar.

A raíz del fallecimiento de la ex alcaldesa de Valencia Rita Barberá, que fue expulsada de las filas del PP después de que el Tribunal Supremo le abriera investigación en su contra por blanqueo de capitales en el PP de Valencia, se ha abierto un debate sobre cuándo los partidos deberían apartar a un político señalado por justicia.

En declaraciones a Europa Press, Tania Sánchez ha subrayado que los tiempos de "prisa" mediática y de "lentitud" judicial que se viven en la actualidad hacen "muy difícil" que la opinión pública tenga claro los casos de corrupción que se investigan.

Ahora bien, ha recalcado que cuando existen hechos objetivos "contrastables", que "nadie niega" y que tienen una relación directa con un delito, "hay indicios suficientes" como para que el señalado pueda dar "un paso atrás".

"Es difícil, pero creo que es la opinión pública quien mide en última instancia hasta dónde uno puede llegar, y creo que a veces hay que dar un paso atrás para luego dar unos cuantos pasos hacia delante --ha dicho--. Yo lo hice en su momento".

RECUERDA LA QUERELLA QUE LE PUSO EL PP

Sánchez ha denunciado que "muchas" veces se "utiliza", singularmente del PP, "cierta generación de escándalo y cierto trabajo judicial" para "perseguir enemigos políticos" y, en este punto, ha recordado la querella que este partido interpuso contra ella por presuntos delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos y tráfico de influencias en varios contratos adjudicados durante su etapa como concejal de Rivas Vaciamadrid.

"A mi (el PP) me llevó a los juzgados y, seis meses después, no sólo no había ningún tipo de delito, sino que además los hechos relatados por el PP eran falsos e inventados, y no dijo que tenían objetivos políticos pero eran obvio que los tenían", ha señalado.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies