La jueza deja en libertad a Trapero porque no hay riesgo de fuga y ya no puede comprometer la investigación

Trapero llega a la Audiencia Nacional para declarar por el procés
EUROPA PRES
Actualizado 23/02/2018 14:50:29 CET

Recuerda que desde octubre ha cumplido "escrupulosamente" las medidas cautelares y no ve motivos "suficientes" para una fianza

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Trapero dice a la juez que advirtió a Puigdemont del riesgo del 1-O aunque no se opuso a su celebración

Fiscalía pedía fianza para Trapero por datos sobre reuniones con Puigdemont antes del 1-O que había ocultado

La jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha decidido dejar en libertad sin fianza al exjefe de los Mossos d'Esquadra Josep Lluis Trapero porque considera que no hay riesgo de fuga y que a día de hoy ya no puede comprometer la investigación, al tiempo que al haber sido apartado del cargo al frente del cuerpo policial no puede ocultar o destruir pruebas.

Así lo explica la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 en el auto en el que explica la decisión de no atender la petición de Fiscalía de imponerle una fianza de 50.000 euros, ya que considera que no hay motivos "suficientes" para incrementar las medidas cautelares que ya le impuso el pasado 16 de octubre.

Es la tercera vez que Trapero acude a declarar a la Audiencia Nacional desde que fuera imputado por sedición tras los incidentes ocurridos el pasado 20 de septiembre en Barcelona durante los registros policiales en sedes de la Generalitat. Ahora la investigación se ha extendido a la actuación de los Mossos d'Esquadra durante el referéndum independentista del 1 de octubre.

Aquí se puede consultar el auto íntegro:

20180223123654 by Epinternet on Scribd

DOS HORAS Y MEDIA DECLARANDO

Tras responder durante casi dos horas y media a las preguntas de Fiscalía y su abogada, el exjefe de los Mossos ha abandonado la Audiencia Nacional con las medidas cautelares que ya tenía impuestas desde hace más de cuatro meses: comparecencias quincenales en el juzgado más cercano, retirada de pasaporte, prohibición de salir de territorio nacional así como indicación de un teléfono y un domicilio para estar localizable permanentemente.

La magistrada resalta en su auto que la única referencia que hace el Ministerio Público para pedir fianza para Trapero es la imputación de un segundo delito de sedición, lo cual agrava su situación procesal, y la posibilidad de que pueda ocultar o destruir nuevas pruebas. "Estimo que estos motivos no son suficientes para incrementar las medidas cautelares", explica.

Para argumentar su decisión, Lamela recuerda que el exjefe de los Mossos "viene cumpliendo escrupulosamente las medidas que le fueron impuestas" el 16 de octubre y que ese mismo día ya fue interrogado por los hechos del 1 de octubre por el que ha sido imputado ahora, por lo que desde el inicio de las actuaciones ya se estaba investigando "su posible responsabilidad" el día del referéndum.

Asimismo, la jueza subraya que Trapero conoce la nueva imputación desde el pasado lunes, "así como la posibilidad de que los hechos puedan calificarse también como delito de organización criminal", y que la petición de la Fiscalía podía ser "intuida" por el propio investigado desde hace días, "al haberse hecho eco ya de ello algunos medios de comunicación". A pesar de todo ello, afirma, ha acudido hoy a la citación en la Audiencia Nacional.

INVESTIGACIÓN "BASTANTE AVANZADA"

Y en lo que respecta a la investigación en sí, Lamela destaca que la misma se encuentra "bastante avanzada" y las diligencias que ordenó en el auto del pasado lunes --identificaciones de mossos relacionados con el dispositivo policial del 1-O-- "no pueden verse comprometidas por acción del señor Trapero".

Por último, la magistrada recuerda que Trapero ya no está al frente de los Mossos d'Esquadra --aunque mantiene su rango de mayor--, por lo que "tampoco tiene una posición de mando dentro del cuerpo que le permita favorecer la ocultación o destrucción de pruebas".

Por todo ello, la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 opina que las medidas cautelares que se mantienen para Trapero desde el 16 de octubre pasado son "suficientes en este momento para garantizar la plena disposición de aquél a las resultas del presente procedimiento, asegurando su disponibilidad física ante el órgano judicial".

RECUERDO DE SU LABOR TRAS LOS ATENTADOS DE CATALUÑA

De este modo, el exjefe de los Mossos d'Esquadra ha esperado a conocer la decisión de la magistradas y pasadas las doce y media del mediodía ha abandonado la Audiencia Nacional, donde había una amplia presencia de los medios de comunicación.

A diferencia de otros imputados por el proceso soberanista, que cuando fueron a declarar al Tribunal Supremo estuvieron arropados por diputados y senadores de las formaciones independentistas, así como simpatizantes, Trapero ha llegado y se ha marchado solo del tribunal.

Únicamente a la salida se ha visto a una mujer portando una pancarta en la que se podía leer: "Mayor Trapero, desde el corazón de las Ramblas y Cambrils, gracias", en referencia a su labor al frente de los Mossos después de los atentados del verano pasado.

LLEGA ACOMPAÑADO ÚNICAMENTE DE SU ABOGADA

El exjefe de los Mossos d'Esquadra ha llegado pasadas las 8.30 horas a la Audiencia Nacional. El exjefe policial ha llegado solo, únicamente acompañado por su equipo de defensa, a diferencia de otros imputados por el proceso soberanista, que cuando fueron a declarar al Tribunal Supremo estuvieron arropados por diputados y senadores de las formaciones independentistas, así como simpatizantes.

Así se ha visto precisamente esta misma semana con las comparecencias en el alto tribunal del expresidente catalán Artur Mas, Marta Rovira (ERC), Marta Pascal (JuntsxCat) y la expresidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) Neus Lloveras.

Sin embargo, las tres veces que Trapero ha tenido que presentarse ante la jueza de la Audiencia Nacional, ningún político o simpatizante del denominado 'procés' ha acudido a apoyarle.

Las dos ocasiones anteriores, los únicos concentrados ante el tribunal habían acudido a jalear a los líderes de las entidades soberanistas ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente.