Zapatero reprocha a Rajoy su falta de apoyo para rechazar la consulta de Ibarretxe

Actualizado 04/10/2007 2:02:29 CET

MADRID/BRUSELAS, 4 Oct. (OTR/PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reprochó ayer al líder del PP, Mariano Rajoy, su falta de apoyo para hacer frente desde el Estado de Derecho al desafío soberanista lanzado por el lehendakari, Juan José Ibarretxe. Tras asegurar que el Gobierno dará una "respuesta responsable con prudencia y tranquilidad" a la propuesta del lehendakari, Zapatero indicó que, si los papeles estuvieran cambiados y la iniciativa hubiera llegado con el PP en el Ejecutivo, él, como líder de la oposición, hubiera mostrado todo su apoyo a Rajoy para hacer frente a esos planes soberanistas.

Así respondía Zapatero a la pregunta de Rajoy en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, en la que culpó al presidente del Ejecutivo y a su "imprudencia" del "momento delicado" que vive España con la radicalización de los nacionalismos y de que la situación "se le vaya de las manos".

"Creo que es justificada la preocupación de la mayoría de la sociedad porque atravesamos por un momento delicado". Así comenzó Rajoy su intervención ante el Pleno, en la que, tras denunciar "lo que está ocurriendo con nuestros símbolos y nuestras instituciones", en referencia a la guerra de las banderas y a los ataques que últimamente está sufriendo la Monarquía, se centró en el plan soberanista de Ibarretxe.

Un "desafío" que viene alimentado por la "imprudencia" de Zapatero al que, según afirmó, "se le han ido las cosas de las manos" porque llegó al Gobierno "diciendo que la nación española era una cuestión discutida y discutible y que iba a ofrecer una nuevo diseño territorial en el que todos se sintieran cómodos", y además negoció con ETA, algo que, señaló, ya le recordó ayer el propio lehendakari.

Pero lo peor para Rajoy es que Zapatero "no acierta a comprender la gravedad y las consecuencias de lo que ha hecho hasta ahora". "No ve errores, no cree que se haya equivocado", denunció, para acto seguido afirmar que la mayoría de los españoles quiere un presidente del Gobierno que "salvaguarde las instituciones", que dé "tranquilidad" al pueblo español. "Usted llegó desdeñando el consenso y cuestionando la Transición", espetó Rajoy que acusó al presidente del Gobierno de "destejer lo que otros con generosidad y esfuerzo han hecho posible durante estos años de Democracia".

"YO, EN SU LUGAR..."

"Los hechos desmienten los argumentos", replicó Zapatero que lamentó la "mala memoria" del líder del PP, al que recordó que la consulta que Ibarretxe ha anunciado para octubre del año que viene "ya se formuló hace siete años, justo diez días después de que ustedes ganaran las elecciones del año 2000 por una amplia mayoría". Señaló que por aquel entonces él no era ni presidente del Gobierno ni siquiera líder de la oposición, y que fue, ya con él al frente del Ejecutivo, cuando llegó el Plan Ibarretxe a la Cámara y fue rechazado "porque no respetaba la legalidad".

Y precisamente ese, auguró Zapatero, es el destino que le espera a la hoja de ruta que el lehendakari anunció el pasado viernes, si es contraria a la Constitución y a la Ley. Y es que Ibarretxe encontrará por parte del Gobierno un "respuesta responsable con prudencia y tranquilidad" ya que en un Estado de Derecho solo "debe tener temor quien pueda caer en el error de no cumplir la legalidad".

Antes de concluir, Zapatero quiso lanzar un mensaje a Rajoy y un reproche. "España es porque es de todos; los símbolos, la bandera y las instituciones más importantes del Estado lo son porque son de todos", fue el mensaje del presidente del Gobierno al líder de la oposición y el reproche fue la falta de apoyo para rechazar la consulta de Ibarretxe. "Si esta propuesta de consulta hubiera llegado siendo usted presidente del Gobierno yo hubiera dicho 'Tiene usted todo mi apoyo para aplicar la ley y rechazar esa consulta'", proclamó.

EL GOBIERNO NO SABÍA NADA

Y mientras Zapatero y Rajoy se enzarzaban en el Congreso, desde Bruselas la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró que el Ejecutivo socialista no conocía de antemano los planes del lehendakari ni la fecha del referéndum, en respuesta a las información que ayer publicó el diario 'Deia'. El diario vasco asegura que Ibarretxe ya había comunicado a Zapatero en verano su intención de convocar una consulta y el Gobierno socialista no hizo nada evitarlo.

En un rueda de prensa tras reunirse en Bruselas con el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, y con el comisario de Justicia, Libertad y Seguridad, Franco Frattini, De la Vega, aseguró que "el Gobierno español no conocía la posición del lehendakari ni sabíamos qué iba a hacer el lehendakari porque el lehendakari actúa en el ejercicio de su autonomía". "Nosotros no conocíamos que iba a hacer ese anuncio", proclamó la vicepresidenta que zanjó este tema afirmando, una vez más, que "dentro de la Constitución y la ley cabe el diálogo y fuera de la Constitución y la ley todo es inviable".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies