El Gobierno de Navarra contratará dos tramos de la Autovía del Pirineo mediante peaje sombra

Actualizado 24/02/2009 16:01:04 CET

PAMPLONA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Navarra ha autorizado la contratación, mediante el sistema de peaje sombra, de la construcción de los tramos 4 y 5 de la A-21 Autovía del Pirineo (desde Venta de Judas hasta el límite de provincia con Zaragoza), así como la conservación de la totalidad de la autovía a su paso por Navarra.

La actuación, que tiene un plazo de ejecución de dos años y medio, comenzando en 2009 y finalizando en diciembre de 2011, se incluye en el II Plan Director de Carreteras y forma parte del Plan Navarra 2012.

Los tramos 4 y 5 de la Autovía del Pirineo son los de mayor complejidad de esta infraestructura a su paso por Navarra, ya que contemplan la construcción de dos túneles, un falso túnel, y tres importantes viaductos (uno de ellos sobre el río Irati, y los otros dos que cruzarán la futura ampliación del pantano de Yesa).

El presupuesto estimado para la construcción de estos tramos es de 245.733.331,3 euros, y la longitud total de ambos es de 16,6 kilómetros.

Tal y como declaró la consejera de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones, Laura Alba, la contratación de estos dos tramos de autovía constituye la licitación de obra más importante de toda la legislatura, con la que el Gobierno de Navarra avanza en los dos objetivos prioritarios en el momento de crisis actual: dinamizar la economía y sostener el empleo. Asimismo, con esta actuación, se cumplimenta la ejecución de la totalidad de los ejes estratégicos planificados por el Ejecutivo foral, que recoge el II Plan Director de Carreteras 2002-2009.

Hay que destacar que los 29,42 kilómetros de autovía correspondientes a los tramos 1, 2 y 3, cuya ejecución completa finalizará a mediados de 2009, van a suponer una inversión de 101.510.000 euros, con lo que el presupuesto total asciende a 347.243.313 euros.

DESCRIPCIÓN DE LAS OBRAS

La longitud total de los dos nuevos tramos de autovía suma 16,6 kilómetros, que estarán compuestos por dos calzadas de dos carriles de 3,50 metros cada una, separadas por una mediana de 5 metros de anchura, y contará con una velocidad de proyecto de 120 km/h. Este tramo de autovía es de nuevo trazado, independiente de la carretera nacional N-240, que quedará como vía de servicio.

El tramo 4, que está desarrollado a nivel de anteproyecto, ajustado a la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) formulada por el Órgano Ambiental, tiene una longitud de 10,1 kilómetros. Comienza en la zona de Venta de Judas, tras el enlace existente en el cruce entre las carreteras nacionales N-240 y N-150, y finaliza en el término municipal de Yesa, donde conecta con el siguiente tramo.

Dentro de dicho tramo existen dos enlaces, tres pasos inferiores, uno superior, dos pasos de fauna, un falso túnel (240 metros), el túnel de Liédena (1.330 metros) y un viaducto sobre el río Iratí de 340 metros de longitud.

Por su parte el tramo 5 está desarrollado a nivel de proyecto de construcción, ajustado a la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) y aprobado definitivamente tras el correspondiente proceso de información pública. Tiene una longitud de 6,5 kilómetros, comienza en el término municipal de Yesa y finaliza en el límite de provincia con Zaragoza, donde conectará con el tramo contiguo que corresponde al Ministerio de Fomento.

Este tramo contempla la construcción de dos importantes viaductos (495 y 145 metros, respectivamente) para cruzar la futura ampliación del embalse de Yesa, un túnel de 1.500 metros, 3 pasos bajo la autovía y un paso superior.

ESTADO DE LAS OBRAS

Cabe destacar que, de los 46 kilómetros de la Autovía del Pirineo a su paso por Navarra, ya están en servicio 18, lo que supone un 45 por ciento del trazado competencia de la Comunidad Foral. A mediados de este año se pondrá en servicio el 64 por ciento de la A-21 en Navarra, ya que finalizarán las obras hasta Venta de Judas. Con esto sumarán 29,4 kilómetros en funcionamiento.