El Gobierno de Navarra desarrolla un proyecto para comercializar la carne de raza autóctona vacuna 'Betizu'

Participantes en la cata de carne de Betizu
GOBIERNO DE NAVARRA
Publicado 23/03/2018 16:19:50CET

PAMPLONA, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Navarra desarrolla un proyecto de I+D para lograr un producto competitivo de carne de la raza autóctona vacuna 'Betizu', financiado por el Departamento de Desarrollo Económico y realizado por la empresa pública INTIA, adscrita al Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local.

El objetivo principal del proyecto es caracterizar el producto 'Carne de Betizu', con el fin de "mejorar la rentabilidad de las explotaciones ganaderas de esta raza autóctona vacuna de Navarra que se encuentra en peligro de extinción, y contribuir a su mantenimiento dándole utilidad como producción cárnica de calidad diferenciada gracias a los pastos de los que se alimenta", ha destacado el Gobierno navarro en un comunicado.

En el marco de este proyecto, INTIA ha realizado recientemente una cata para analizar el carácter diferenciado y la calidad de este tipo de carne autóctona. El panel de cata, compuesto por 22 personas, degustó muestras de tres animales (3 categoría cebón y dos categoría ternera) valorando diferentes parámetros como color, aroma, sabor, dureza y jugosidad, siguiendo una ficha de cata preparada al efecto.

En la cata participaron expertos de la asociación de ganaderos de la raza Betizu, personal técnico de la Administración y profesionales de la carne. Posteriormente, se realizó una comida degustación con platos a base de esta carne, a la que acudieron 50 personas y que sirvió también para dar difusión al proyecto, transmitir sus avances y testar con el sector los objetivos del mismo.

UNOS 600 EJEMPLARES EN NAVARRA

La Betizu es una raza bovina autóctona que se encuentra distribuida únicamente en zonas de Navarra, Gipuzkoa, Bizkaia y Aquitania (Francia), y catalogada en peligro de extinción en Navarra desde 2003. Esta raza, destinada principalmente a la producción de carne, se cría en régimen extensivo y es capaz de aprovechar pastos muy duros de las zonas prepirenaicas, lo que contribuye al mantenimiento de los montes.

Según el registro de la Asociación de Criadores de vacuno de raza Betizu de Navarra (ASBENA) en la que participa y colabora INTIA, Navarra cuenta con 17 explotaciones de betizu y 623 animales.

El Gobierno de Navarra impulsó hace 15 años el mantenimiento de una población de Betizus en una finca de su propiedad, la finca de Sastoia ubicada en Urraúl Alto, y este rebaño fue posteriormente cedido a INTIA que tiene la responsabilidad de mantener un rebaño de conservación de vacuno de esta raza.

La finca, inscrita en producción ecológica, es un terreno de 83 hectáreas en el que se realiza un manejo extensivo de este ganado bovino que, por su carácter y tamaño, así como por la propia estructura de la finca, presenta dificultades de recogida y manejo.

En 2016, INTIA dio inicio a este proyecto de I+D de tres años de duración, financiado por el Departamento de Desarrollo Económico, con el objetivo de encontrar un producto comercializable competitivo: la carne de macho castrado de raza Betizu sacrificado con una edad inferior a 48 meses y que comercialmente se denomina cebón. Para ello, durante 2016 y 2017 INTIA ha mantenido en esta finca una explotación de 40 vacas de una edad superior a 24 meses de esta raza en peligro de extinción.

El proyecto se enmarca dentro de una de sus líneas experimentales de INTIA, la de mantenimiento, mejora y difusión de razas autóctonas en peligro de extinción, y contempla que para analizar el carácter diferencial y la calidad de este tipo de carne es preceptivo realizar diversas catas organolépticas.

Con las muestras de carne derivadas del proyecto, y a lo largo de la duración del mismo, se van a hacer varias catas a consumidores de carne en fresco para medir la aceptabilidad general de ésta comparada con la carne comercial, lo que va a permitir también tipificar el producto cebón de 24-30 meses.