Trece comunidades autónomas se comprometen con la memoria histórica y a colaborar con familiares de la víctimas

Lectura del manifiesto de compromiso con la memoria histórica
EUROPA PRESS
Publicado 16/03/2018 12:16:49CET

PAMPLONA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Navarra ha suscrito este viernes una declaración institucional de compromiso con la memoria junto con Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Canarias, Cataluña, Comunidad Valenciana, Islas Baleares, Extremadura, La Rioja y País Vasco. Estas regiones han expresado, asimismo, su disposición a colaborar "a la hora de dar respuestas a las familias de las víctimas de 1936".

Representantes de las 13 comunidades autónomas han firmado este viernes la declaración en un acto celebrado en la Galería Sur del Palacio de Navarra con motivo del encuentro mantenido en la segunda jornada de la Red Interautonómica de Memoria Histórica.

La consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno de Navarra, Ana Ollo, ha sido la encargada de dar lectura a la declaración institucional en la que se condena el golpe militar de 1936 y la dictadura franquista y se expresa un compromiso con "una cultura de paz, respeto y tolerancia".

Asimismo, los firmantes muestran su compromiso con la memoria "como herramienta para el recuerdo de la injusticia de la violencia y como medio para construir sociedades más justas, más éticas, más solidarias y más democráticas, donde aquellos trágicos acontecimientos no puedan volver a producirse".

De la misma manera, reiteran su compromiso con los Derechos Humanos y con el derecho de las víctimas a la verdad, al justicia y la reparación.

"La convivencia es uno de los objetivos básicos e ineludibles de todas las sociedades democráticas", destaca el texto que señala que para lograr que esa convivencia sea "real y justa" es necesario "proyectar una mirada crítica sobre el pasado". "El golpe militar de 1936 desató una ola de violencia que provocó un tremendo e irreparable dolor en nuestra sociedad", continúa la declaración en la que se expresa el compromiso de los firmantes "desde el respeto a los Derechos Humanos y desde la defensa de una cultura de paz, tolerancia y respeto, con las personas que sufrieron la injusticia de la violencia" en el golpe de Estado y el franquismo.

En este sentido, la declaración institucional destaca que las administraciones públicas "tenemos la responsabilidad de impulsar de forma activa políticas públicas que pongan en valor la memoria de lo ocurrido como forma de avanzar en la consolidación de sociedades más éticas, más justas, más solidarias y más democráticas".

"El olvido y la desmemoria debilitan los pilares de nuestros principios democráticos. Porque sólo con memoria podremos dar respuesta al derecho de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación", concluye.

BANCOS DE ADN Y COLABORACIÓN

La jornada de este viernes se ha centrado en las exhumaciones y bancos de ADN, con una presentación a cargo de la empresa pública Nasertic, que desde 2016 gestiona el Banco creado por el Ejecutivo foral.

Posteriormente, las comunidades autónomas han explorado posibilidades de colaboración en una sesión de trabajo en la que "ha quedado patente que a la hora de dar respuesta a las familias de las víctimas de 1936 es necesaria la colaboración interautonómica", ha destacado el Gobierno de Navarra.

Las comunidades autónomas han mostrado su disposición a colaborar en la localización de familiares. Se ha acordado también trabajar en una mesa técnica y explorar las posibilidades de compartir esfuerzos entre los bancos de ADN que ya están trabajando: Navarra, Andalucía, Euskadi y Cataluña.

Al finalizar la sesión y tras la lectura de la declaración institucional, los asistentes han visitado un tramo de la ruta de montaña GR-225 y ha podido presenciar una exhumación que se está llevando a cabo en el municipio navarro de Urdaniz.