Malala en Oxford

Publicado 18/08/2017 8:00:12CET

MADRID, 17 Ago. (OTR/PRESS)

En medio del espeso charco de vulgaridad y egoísmos, frivolidad y vanidades, que suelen componer las purulentas aguas de la noticia, viene un destello brillante y esperanzador, cuando nos enteramos de que Malala va a estudiar a Oxford. Malala fue aquella criatura de once años que se enfrentó a los talibanes para defender el derecho a estudiar de las niñas. La que, a los quince, en el interior de un autobús fue requerida por su nombre y apellido Malala Yousafzai, y una vez identificada, le dispararon varios tiros que, por fortuna, no le costaron la vida, a pesar de que dos de ellos le dieron en la cara. Después de fallar, los talibanes la siguen condenando a muerte, y la asesinarán en cuanto puedan. A los diecisiete años Malala Yousafzai recibió el Premio Nobel de la Paz, que la convirtió en el Premio Nobel más joven de la historia, pero siguió dedicando su vida a defender el derecho de las niñas, en Pakistán y en todo el mundo, a estudiar, a adquirir conocimientos, a formarse.

Es cierto que su padre es un educador, y que dirige varias escuelas, pero el coraje de esta niña que a los 11 años decide enfrentarse a un sistema hostil y agresivo, representa uno de esos cuentos de hadas que, alguna vez se hacen realidad gracias, por cierto, al New York Times, la BBC, y muchos otros medios que se hicieron eco de la desigual lucha de Malala.

Malala habla pastún e inglés, pero el ingreso en la Universidad no ha sido sencillo, porque ha tenido que someterse a rigurosas entrevistas, como cualquier otra aspirante. Y comenzará a estudiar donde lo hicieron grandes personalidades del mundo de las humanidades y la Política. Aquella chica de 11 años que se atrevió a alzar la voz contra la discriminación, y a los quince estuvo a punto de morir asesinada, va comenzar a estudiar en la Universidad de Oxford. Hay días en que noticias como esta te impelen a creer que la vida no es tan injusta.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Una gran nación

por Francisco Muro de Iscar

Victoria Lafora

Raca, raca...

por Victoria Lafora

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies