La sombra fatal de las terceras

Publicado 27/07/2016 8:00:24CET

MADRID, 27 Jul. (OTR/PRESS) -

El paso de los días trae el fracaso de Rajoy para sumar apoyos, lo cual retrasa su investidura, tras haber acariciado las fechas del 2 y el 5 de agosto. Y el presidente en funciones amenaza con volver a declinar su investidura, todo ello después de unas semanas en las que el camino aparecía como mucho más despejado. Hace unos meses la izquierda desperdició su oportunidad y ahora las cosas se ponen todavía más serias pues se echan encima además las fechas en las que es necesario sacar adelante los Presupuestos de 2017, sin los cuales entraríamos en la senda de la catástrofe. De nuevo todo el mundo echa la culpa a todo el mundo de lo que pasa. La sombra fatal de unas terceras elecciones se cierne sobre todas las cabezas. Parece que a los grandes responsables políticos les trae sin cuidado el riesgo de catástrofe, a pesar de que llevan meses proclamando que lo peor de todo serían precisamente esas terceras elecciones generales. Todos dicen que el pueblo está harto y que no aguanta más pero nadie hace lo necesario para evitar lo peor. Esto es que no hay quien lo entienda, pues además nos estamos jugando la estabilidad y la salida de las malditas incógnitas sobre el futuro.

Como decía, meses atrás la izquierda desperdició su oportunidad, cuando Rajoy había renunciado a presentarse a la investidura. La absurda e incomprensible tensión entre PSOE y Podemos se llevó por delante la oportunidad, entre el pacto de los socialistas con Ciudadanos y la pésima gestión que hicieron los de Iglesias de las posibilidades de haber llegado a una mayoría para la investidura de Pedro Sánchez. Eso lo entendía el más lerdo y ellos parece que no fueron capaces de entender nada. La cerrazón de Podemos y la sandez del PSOE se llevaron por delante el Gobierno del cambio, la oportunidad de terminar con muchos años de espera y la esperanza de millones de españoles. A ver quién responde del desaguisado. El 26-J Rajoy y el PP dieron el salto hacia arriba y el día que fuesen las terceras elecciones darían el salto definitivo. O rectifican tanta idiotez o todos veremos lo que pasa dentro de unos meses. ¿Es que al final Rajoy va a ser el más listo? Pues no me sorprendería, si examinamos con frialdad el panorama y los meses que nos han precedido. Si así es, unos y otros lo habrán merecido.

 

OTR Press

Rafael Torres

La mala obra pública

por Rafael Torres

Luis Del Val

Si un hijo mío

por Luis Del Val

José Luis Gómez

Emigrantes e inmigrantes

por José Luis Gómez