Educación cita hasta 10 ejemplos de utilización de alumnos y exige a la Consejería que "depure responsabilidades"

Estudiantes ofrecen ayuda tecnológica en la UB para la votación del 1-O
EUROPA PRESS
Actualizado 27/09/2017 16:02:51 CET

   MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha enviado un requerimiento a la consejera de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña Cataluña, Clara Ponsatí, por la "utilización de alumnos" en actos de apoyo al referéndum ilegal de 1-O, con una decena de ejemplos, y le exige que "depure responsabilidades" y "repare los derechos conculcados".

   El escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, lo firma el secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Marcial Marín, con fecha del martes 26 de septiembre, como consecuencia del expediente abierto el pasado viernes 22 por la Alta Inspección Educativa.

   "Al amparo de lo establecido en el artículo 44 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, Reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa, se requiere al Departamento de Enseñanza de la Generalidad de Cataluña para que proceda a restaurar los derechos conculcados y depure responsabilidades entre los responsables, según lo estipulado en la normativa básica referenciada, en virtud de las observaciones señaladas", indica el requerimiento.

   El Ministerio de Educación, tras solicitar un informe a la Alta Inspección, ha elaborado un documento en el que expone a la consejera catalana la normativa vigente, encabezada por la Constitución Española, la reforma de Estatuto de Cataluña, e incluye, entre otros textos legislativos, el Decreto que regula la Inspección de Enseñanza. En este requerimiento detalla algunos actos llevados a cabo en horario lectivo escolar de alumnos menores, "sin previa autorización de los padres, ni comunicación previa al director".

   En concreto, señala que en el municipio de Olot (Girona), las direcciones de los centros remitían un comunicado a los padres de los alumnos para solicitarles una autorización, de cara a participar en una manifestación ante el Ayuntamiento de la localidad.

   En esa circular figuraba: "Durante estos últimos meses nos han estado pisoteando, a nosotros y a nuestros derechos (...) Por eso necesitamos que autoricéis a vuestros hijos e hijas si creéis que es importante que nos sintamos y defendamos la democracia y la libertad. Ahora más que nunca debemos estar juntos".

   También cita el caso de la ciudad de Manresa (Barcelona), donde la dirección del centro IES Lluis de Peguera permitió que el profesorado llevase a los alumnos a la Plaza Mayor para manifestarse delante de la Comisaría de Policía.

   Por otra parte, pone como ejemplo la denuncia de un padre del Instituto Lacetánia de Manresa (Barcelona) por la actuación de los profesores, que "conminaron a los alumnos a salir a las calles para pegar en las paredes de la localidad carteles pro referéndum en horas lectivas".

   Sobre el Instituto de Sant Quirtze del Vallés (Barcelona), el Ministerio de Educación asegura que en este se pudo ver a niños con esteladas anudadas al cuello y a otros colgando banderas independentistas de las paredes, pintadas de "mensajes de odio" contra España.

   En este mismo sentido, cita el caso de alumnos y profesores de tres institutos de Mollerussa (Lleida): el Terres de Ponent, La Sierra y La Salle que se habían concentrado en la plaza del Ayuntamiento en apoyo al referéndum ilegal. También que los alumnos del Instituto Abad Oliva de Ripoll (Girona) hicieron huelga y se manifestaron frente al Ayuntamiento, "sin previa autorización de los padres".

   El departamento de Méndez de Vigo sostiene que la población de Tàrrega (Lleida), los profesores y alumnos de diferentes centros educativos de Secundaria se manifestaron "sin autorización previa" a los padres, madres o tutores, cortando la carretera a la altura de la Avenida de Tarragona.

   En la concentración convocada por las asociaciones independentistas Omnium Cultural y ANC (Asamblea Nacional de Cataluña) el pasado 21 de septiembre ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, el ministerio asegura que les ha llegado denuncias de que acudieron a esta protesta alumnos menores de edad de diferentes centros educativos, como por ejemplo el Instituto Ernest Lluch (Barcelona), en el que "el director autorizó a los alumnos a manifestarse en favor del referéndum".

   Lo mismo sucedió en la escuela Plà d'Avella, de Cabrera de Mar (Barcelona) donde, según Educación, los alumnos de 5º de Primaria debían recabar información sobre lo que pasó el 20 de septiembre en Barcelona, con material elaborado "con intenciones claramente políticas pro-referéndum".