El 'Proyecto Monachus' de GREFA permite el asentamiento del buitre negro y el quebrantahuesos en el norte peninsular

Quebrantahuesos
GREPA
Publicado 27/03/2018 15:16:21CET

   MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El 'Proyecto Monachus', lanzado por la asociación naturalista GREFA con el objetivo de recuperar la población europea de buitre negro, catalogado en España como amenazado, ha permitido el asentamiento de esta especie en el Pirineo y la Sierra de la Demanda, donde se había extinguido, y se han iniciado los primeros estudios para la reintroducción del quebrantahuesos en Burgos, según ha informado la asociación.

   El fin del proyecto es conseguir conectar las grandes poblaciones naturales de buitre negro existentes en el centro y el sur de la Península Ibérica con otras más pequeñas que se han creado en tiempos recientes en Europa.

   De esta forma, la colonia de buitre negro creada en la reserva pirenaica de Boumort (Lleida), constituida ya por más de medio centenar de aves residentes y con 16 parejas formadas, ha logrado volar más de veinte pollos en los diez años de vigencia del proyecto.

   "Este éxito deriva de que en los últimos años hemos liberado en Pirineos más de setenta buitres negros procedentes de centros de recuperación y de cría en cautividad ", ha señalado el presidente de GREFA e impulsor de la recuperación de los buitres europeos a través de proyectos de reintroducción, Ernesto Álvarez.

    Del mismo modo, se inició en 2016 una acción similar, destinada a crear otra nueva colonia de buitre negro en la vertiente burgalesa de la Sierra de la Demanda. Para ello a principios de octubre 2017 se liberaron quince ejemplares tras haber permanecido en un recinto o jaula de aclimatación en el término municipal de Huerta de Arriba (Burgos) durante un periodo de varios meses. Una segunda remesa de buitres negros ocupa actualmente el mismo recinto, a la espera de ser objeto de una segunda liberación conjunta durante 2018.

   "Que dos de los buitres negros ya liberados en la Sierra de la Demanda se hayan emparejado y que hayamos visto en la zona tres parejas de la especie procedentes de otras colonias españolas son muy buenos indicadores", ha apuntado Álvarez.

   Asimismo, el 'Proyecto Monachus' tiene como objetivo trabajar en el Sistema Ibérico burgalés en torno a la recuperación, del quebrantahuesos. Para ello, GREFA ha comenzado a realizar los primeros estudios para evaluar la posibilidad de llevar a cabo la reintroducción de la especie en la provincia de Burgos. El estudio se desarrolla en la ZEPA 'Sabinares del Arlanza', donde se tiene constancia de que la especie estuvo presente hasta la década de los setenta.

   "En el futuro esperamos poder realizar en estos montes burgaleses algunas liberaciones de ejemplares que nos permitan facilitar la comunicación de las poblaciones de quebrantahuesos entre los Pirineos y los Picos de Europa, por una parte, y con el sur ibérico (Cazorla), por otra", ha añadido Álvarez.