Vespa, la perra maltratada que sirvió en Protección Civil, encuentra hogar en Navarra

Vespa, una perra que sirvió en Protección Civil busca familia que la adopte
HÉROES DE 4 PATAS
Publicado 20/02/2018 14:04:27CET

   MADRID, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Vespa, la perra pastora malinois maltratada que sirvió en Protección Civil, ha encontrado un hogar en Navarra, según ha informado la asociación 'Héroes de 4 patas', la asociación que promueve la adopción de los perros de fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

   Vespa junto a otros once perros sufrió el maltrato de sus cuidadores en Vigo (Pontevedra) donde participó en operativos de Protección Civil. Para salvar su vida le tuvieron que amputar una pata, que tenía gangrenada por no haber recibido tratamiento veterinario tras una mordedura.

   La nueva familia de Vespa, vive en San Adrián (Navarra), conoce sus necesidades y cuenta con otro ejemplar de esta raza que se llama Zape. La familia fue seleccionada entre 500 más que se interesaron por ella.

   El malinois es una variedad de pastor belga con unas cualidades muy apreciadas para el adiestramiento como perro de trabajo, por lo que es frecuente su presencia en las fuerzas armadas y los cuerpos de seguridad de todo el mundo.

   La presidenta de Héroes de 4 Patas, Rosa Chamorro, ha señalado que fuera de ese ámbito, su tenencia requiere una dosis extra de atención porque estos perros necesitan cuidadores muy activos que sepan desarrollar sus habilidades y les aporten ejercicio suficiente para atender su excelente disposición al trabajo y evitar que desarrollen estrés.

   En su etapa de Protección Civil Vespa participó en operativos como la búsqueda de un mariscador desaparecido en La Guardia (Pontevedra) en agosto de 2016. En agosto de 2017, una denuncia del grupo de veterinarios Akivet y de la asociación protectora Alma PPP permitió al a Guardia Civil abrir diligencias contra la pareja responsable de los animales.

   Cuando fue encontrada, Vespa tenía un estado higiénico deplorable, sufría desnutrición y deshidratación, igual que el resto de animales con los que vivía, así como la pata gangrenada que fue amputada.