Hasta 2,6 millones de conductores admiten haber peleado o estar dispuestos a hacerlo por una disputa de tráfico

Portada estudio 2018  de la Fundación Línea Directa
FUNDACIÓN LÍNEA DIRECTA
Publicado 16/07/2018 13:10:21CET

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Hasta 2,6 millones de conductores han admitido haber peleado o estar dispuestos a hacerlo con otro conductor por una disputa de tráfico y alrededor de 3,2 millones han reconocido haber retado a otro conductor a salir del coche para solventar sus diferencias. Así lo ha puesto de manifiesto el estudio 'Influencia de la agresividad en los accidentes de tráfico' realizado por la Fundación Línea Directa en colaboración con el Instituto Universitario de Investigación de Tránsito y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (INTRAS) y que ha sido presentado este lunes 16 de julio.

"El estudio busca analizar el fenómeno de la agresividad presente en muchos accidentes, algo que está presente de modo trasversal en las prioridades del Plan Estratégico de la DGT 2011-2020, y buscar elementos de conciencia para los conductores", ha señalado el Director General de la Fundación Línea Directa, Francisco Varela, durante la presentación, al tiempo que ha lamentado los 14 fallecidos en las carreteras este fin de semana.

Además, el documento revela que casi tres millones de automovilistas (el 10,9% del censo de los conductores) reconoce ser "altamente agresivos" cuando se ponen al volante, manifestándolo con expresiones verbales (insultos), físicas (gestos ofensivos) o incluso mediante maniobras con el vehículo para bloquear o intimidar a otros coches. Entre ellos, más de 100.000 conductores han sido calificados como "violentos viales" tras reconocer haber causado directamente un accidente por sus conductas irresponsables.

En este sentido, y según las conclusiones del estudio, mantener actitudes provocadoras al conducir multiplica por 10 el riesgo de sufrir un accidente con víctimas y hasta por 30 el riesgo de un siniestro con heridos graves. En concreto, casi 300.000 conductores agresivos reconoce haber participado en accidentes con víctimas, mientras que en 2016, un total de 31.046 conductores de alta agresividad se vieron implicados en 28.617 accidentes con víctimas.

MÁS AGRESIVIDAD CONTRA MUJERES Y CONDUCTORES NOVELES

Por otro lado, el perfil de "conductor agresivo" determinado por el estudio corresponde a un hombre joven, de unos 32 años, con menos puntos en el carné y que circula principalmente por vías urbanas. Además, según el estudio, estos conductores reaccionan con mucha más agresividad contra las mujeres y los conductores noveles con los que suelen tener menos paciencia y a los que termina insultando, generalmente recurriendo a tópicos machistas.

Por comunidades autónomas, los murcianos y los riojanos son los que admiten ser más irascibles al volante, frente a los gallegos y extremeños que se consideran los más tolerantes al conducir. En conjunto, la media nacional de conductores que se definen a sí mismos como agresivos es del 35%, mientras que los percibidos por los demás como los más agresivos son los madrileños (51%) y los catalanes (12%).

En cuanto a las causas de la agresividad de los conductores, el 20% de los conductores españoles atribuye la agresividad en el coche al estrés del día a día, principalmente al trabajo y la familia, mientras que el 15% de los automovilistas culpa a las conductas y maniobras de otros conductores y un 12% lo achaca a los atascos.

De igual manera, los conductores admiten actuar agresivamente al sentirse amparados por el anonimato que produce la conducción (41%), la sensación de velocidad (27%) o por tener conductas egoístas (8%), como no dejar pasar a otros coches en una incorporación. En esta línea, hasta 6,9 millones de conductores españoles reconoce haber adelantado bruscamente a otro vehículo para intimidarle, por motivo de una rivalidad en la carretera.

Además, hasta el 74% de los conductores reconoce haber insultado al volante, el 64% admite haber lanzado una mirada con desprecio, mientras el 50% ha gritado alguna vez a otro conductor y el 46% le ha hecho una "peineta" a otro automovilista.

En cuanto a la influencia de los ocupantes, los españoles han señalado que ir con amigos (57%) o solos (42%) puede aumentar la agresividad en la conducción, mientras que ir con los hijos (62%), con el cónyuge o pareja (37%) o con compañeros de trabajo (34%) puede reducirla.

Por último, en cuanto a las medidas que proponen los propios conductores para disminuir la agresividad al volante destacan quitar puntos del carné (56%) aunque no haya existido una infracción concreta y un 46% pide mayor formación en las autoescuelas. Otras propuestas pasan por inmovilizar un tiempo el vehículo (41%), ir a charlas con víctimas de accidentes de tráfico (40%) o poner multas por insultar a otros conductores (40%).

El estudio se ha llevado a cabo a partir de una encuesta realizada a 1.700 conductores españoles sobre sus hábitos de conducción, junto a su inferencia en más de 464.000 accidentes con víctimas y el comportamiento de casi 789.000 conductores implicados en siniestros de tráfico registrados por la DGT en los últimos 5 años disponibles (2012-2016).