El 80% de los jóvenes investigadores en el extranjero no se plantea regresar

Actualizado 20/05/2013 16:23:21 CET

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

El 80% por ciento de los jóvenes investigadores españoles en el extranjero no se plantea regresar a España, según determina el estudio 'Innovacef', que analiza el grado de confianza de los jóvenes científicos del país en el sistema de I+D+i español, comparándolo con la situación de los científicos españoles que realizan su actividad en el extranjero.

El estudio ha sido elaborado por la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y el Centro de Estudios Financieros, en colaboración con la Federación de Jóvenes Investigadores/Precarios, el Colegio Oficial de Físicos, la Fundación Universidad-Empresa, la Comunidad de Científicos Españoles en Reino Unido y la Sociedad de Científicos Españoles en la República Federal de Alemania.

En la edición de 2013, los jóvenes investigadores que trabajan en España califican con un 4 sobre 10 al grado de confianza que les transmite el sistema nacional de I+D+i. Esta cifra, que repite la del año pasado, se mantiene como la menor registrada en las ocho ediciones de de este estudio, que alcanzó su máximo en el año 2009 con un 4,3.

Por su parte, aquellos científicos que desarrollan su actividad fuera califican el sistema de I+D+i de sus respectivos países de acogida en 6 puntos, frente a los 5,7 del año 2012. Dicho índice alcanzó un máximo nivel en el año 2010 con 6,3 puntos.

Estos científicos consideran que el mejor lugar para investigar es Francia con una puntuación de 7 puntos, seguido de Reino Unido con 6,6 puntos y Estados Unidos con 6,2. En cuanto a las principales diferencias entre las condiciones laborales que se ofrecen en el extranjero y en España son, por este orden: los salarios, la financiación, el reconocimiento social, la estabilidad laboral y la carrera investigadora.

Los jóvenes investigadores creen que el país debe mejorar la solicitud de patentes, la acción comercial de las instituciones de transferencia del conocimiento y la financiación privada. Todos estos aspectos no logran superar los 5 puntos.

Esta situación ha llevado a que un 81 por ciento de los científicos que trabajan en España a tener "altas posibilidades" de marcharse al extranjero, frente al 76 por ciento de 2012.

"GRAVE PROBLEMA ESTRATÉGICO"

El profesor del Grado de ADE de la UDIMA e investigador principal de este informe, Pedro Aceituno, ha señalado que "con estos datos en su balance de movilidad investigadora, España se encuentra ante un grave problema estratégico". "Se está perdiendo un capital humano que tendría que estar colaborando para ayudarnos a salir de la crisis", ha denunciado.

Sin embargo, a su juicio, "hay motivos para la esperanza en la creación de sociedades de científicos españoles en el exterior (Alemania y Reino Unido), algo que podría con el tiempo ayudar a mantener los vínculos con estas comunidades de manera que se facilite su regreso cuando el sistema nacional de I+D+i pueda ofrecer unas adecuadas condiciones profesionales".

Por otra parte, Aceituno ha indicado que "dado que el sector público español se encuentra inmerso en un intenso proceso de ajuste presupuestario, podría ser el sector privado el que cogiera el testigo de la contratación de los científicos, tratando de integrar lo profesional con lo académico de forma que todos, investigadores, empresarios, economía y sociedad española, salgan ganando".

Precisamente, en relación con el tipo de cooperación con el sector empresarial, el estudio determina que, alrededor de la mitad de los dos colectivos encuestados, el 52 por ciento (España) y el 48 por ciento (extranjero), no tienen previsto colaborar con el sector empresarial.

De los investigadores que tienen perspectivas favorables en este sentido, las opciones más destacadas han sido por este orden: proyectos de investigación conjuntos, contratos de investigación y asistencia a congresos.

'Innovacef 2013' se ha realizado sobre una muestra 773 científicos, divididos en 546 jóvenes investigadores que realizan su actividad en España y 227 científicos españoles que desarrollan su labor en el exterior.