La Guardia Civil desarticula una organización que introducía ilegalmente ciudadanos iraníes en la UE

Actualizado 27/11/2012 14:29:12 CET

Han sido detenidas 18 personas y se han realizado 18 registros domiciliarios en España y Reino Unido

MADRID, 27 Nov. (MADRID) -

La Guardia Civil, con la colaboración de Europol, de la Policía Nacional y de más de diez cuerpos policiales de distintos países europeos, ha desarticulado una organización criminal dedicada a introducir ilegalmente en territorio de la Unión Europa a ciudadanos iraníes, los cuales se dirigían principalmente a Reino Unido.

La operación 'Marlo' se ha saldado con la detención de 18 personas y el registro de 18 domicilios, según ha informado la Guardia Civil este martes a través de un comunicado. Once de estas personas han sido detenidas en España, mientras que el resto de detenciones y once de los registros se han practicado en Reino Unido.

Asimismo, durante la investigación se han llevado a cabo otras 20 detenciones en países como Francia, Dinamarca y Luxemburgo como consecuencia de la información facilitada por la Guardia Civil a los cuerpos policiales de esos países.

Las investigaciones se iniciaron en agosto de 2011, cuando la Guardia Civil detectó las actividades ilícitas que estaba llevando a cabo un grupo de personas, en su mayoría de origen iraní, sobre inmigración irregular y falsedad documental.

SERVICIOS A LA CARTA POR 18.000 EUROS

La organización criminal contaba con una extensa red de colaboradores situados estratégicamente en diversos países europeos, principalmente en Reino Unido, que se encargaban de abastecer a la organización criminal de "clientes" para proporcionarles documentos falsos y satisfacer las necesidades que surgieran (alojamiento, acompañamiento en los viajes, intermediación en los distintos pagos, envíos de documentación falsificada, gestión de los transportes, etc.).

Aunque el modo de transporte preferido por la red criminal era el avión, se adaptaba a las circunstancias de los clientes y países de destino, habiendo utilizado incluso ferrys y otros medios de transporte terrestre. En una ocasión no dudaron en ocultar a uno de los inmigrantes en el maletero de un vehículo para conseguir llegar a Reino Unido sin ser detectados.

La organización contaba con conocimientos sobre la legislación de los distintos países en materia de inmigración y asilo, lo que le permitía aprovechar los resquicios legales y abusar de formas legítimas de migración --como matrimonios, reunificaciones, visados o asilo-, asegurando así el éxito de sus actividades ilícitas.

Por la realización de todos estos "servicios", que la red criminal organizaba desde el país de origen (normalmente Irán) al de destino, llegaban a cobrar hasta 18.000 euros por persona.

No obstante, a pesar de pedir estas elevadas cantidades, la red recibía unos 100 contactos mensuales por parte de potenciales clientes, de los cuales aproximadamente un 25 por ciento emprendían el viaje, en su gran mayoría con destino a Reino Unido, pero también hacia otros países europeos y norteamericanos.

40.000 COMUNICACIONES TELEFÓNICAS ANALIZADAS

La Guardia Civil ha investigado a numerosos miembros y colaboradores de la red criminal, habiendo interceptado y analizado unas 40.000 comunicaciones telefónicas.

Durante todo este tiempo, los investigadores han contado con el apoyo de la Agencia de Fronteras del Reino Unido (UKBA), que ha practicado las detenciones en dicho país

Igualmente, el Cuerpo Nacional de Policía ha colaborado en la investigación, llevando a cabo algunas de las detenciones y registros domiciliarios en España. Además, la colaboración de Europol ha sido fundamental, ya que ha facilitado información procedente de operaciones abiertas en otros países y ha ayudado en las tareas de análisis, llegando a desplazar una "oficina móvil" para dar apoyo mientras se producían las detenciones.

Según se destaca en el comunicado, la operación ha supuesto un importante golpe a las redes de inmigración ilegal en Europa y ha propiciado que otros países hagan uso de la información obtenida durante la investigación y continúen luchando contra el fenómeno de las redes de inmigración irregular que se lucran aprovechando la pobreza, los conflictos o la inseguridad, así como la debilidad de los inmigrantes.

La operación ha sido dirigida desde el Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies