Ingenieros aconsejan destinar un 5% del presupuesto de obra pública para evitar tragedias como las de Génova o Vigo

Zona afectada por el derrumbe durante el Festival O Marisquiño
Europa Press
Publicado 16/08/2018 17:29:07CET

   MADRID, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Los ingenieros de Caminos, Canales y Puertos aconsejan a las administraciones que destinen un 5 por ciento del presupuesto anual en obra pública nueva al mantenimiento de las grandes infraestructuras y evitar así tragedias como la de Génova, donde este martes parte de un viaducto se ha desplomado y ha provocado la muerte de, al menos 38 personas, o la de Vigo, que ha dejado más de 300 heridos.

   El asesor de comunicación del colegio profesional, Rafael Serrano, ha explicado a Europa Press que tan importante es invertir en la construcción de una buena infraestructura como hacerlo en su mantenimiento porque todas ellas están sometidas a fuerte estrés por causas como el tráfico, el agua o el en el caso de las que están en zonas de mar, la erosión salina.

   Así, a falta de conocer los detalles de la investigación, opina que con un mantenimiento adecuado se habría podido evitar el desplome en Génova e incluso dos días antes de la pasarela en el Paseo Marítimo de Vigo.

   En este contexto, ha defendido el papel de los ingenieros de caminos, canales y puertos que calculan "perfectamente" el material y ha puesto de ejemplo del buen diseño y ejecución en Madrid obras como la tribuna del Hipódromo de la Zarzuela --inaugurada en 1941-- o el estadio Santiago Bernabeu --en 1947--.

   "Décadas después están vigentes, porque fueron obras calculadas perfectamente y realizadas con el material adecuado. Con los años se podrán modernizar y actualizar pero la base del Bernabeu es espectacular", destaca Serrano que insta a no escatimar en las infraestructuras de hormigón.

   Además, como aval a su propuesta de destinar en torno al 5 por ciento del presupuesto de obra pública a tareas de mantenimiento, ha puesto de ejemplo "paradigmático" las infraestructuras del tren de alta velocidad en España, que funcionan "perfectamente" porque desde el inicio se contempló un presupuesto permanente para la gestión de su mantenimiento, algo que valora como un "esfuerzo ejemplar".

   En el caso contrario, pone de ejemplo de un mantenimiento deficiente carreteras que cinco años después de su construcción tienen baches o vaivenes que pueden afectar gravemente a la seguridad vial por una mala conservación.

   En el caso de los puentes insiste en que el mantenimiento es esencial y aconseja revisar con frecuencia sus pilares. Sin embargo, admite que en los últimos diez años, desde el 2008 al 2017 los presupuestos de inversión en obra pública cayeron por la crisis económica y, casi en la misma medida disminuyó el mantenimiento de infraestructuras.

   Respecto a España el encargado de comunicación del colectivo profesional añade que en términos generales "sí se hace mantenimiento", aunque admite que puedan haberse producido fallos.

   En el caso de la pasarela de Vigo, explica que se trata de una estructura de hormigón sometida al mar, que provoca una corrosión superior a consecuencia del agua salada. "Parece que se ha hundido el hormigón por que el efecto del mar es mayor y más rápido que en tierra firme", comenta Serrano que, a falta de conocer los resultados de la investigación, insta a los Ayuntamientos a "ser prudentes".

   Además del fallo en la infraestructura, cree que en el caso de Vigo pudo influir el aforo al concierto, así como las vibraciones del suelo a consecuencia de la música y del peso y saltos de la gente, que provoca un efecto del doble de peso. "Las estructuras se calculan para soportar mucho más peso del previsto, pero todo tiene un límite", ha apostillado.

   Si bien, asegura que en términos generales en España las infraestructuras están "muy bien" cuidadas y en manos del cuerpo de Ingenieros del Estado aunque reclama una mayor inversión para el mantenimiento de las mismas.

RED DE CARRETERAS DEL ESTADO

En España, la conservación de la Red de Carreteras del Estado tiene tres tipos de contrato, según han explicado fuentes del Ministerio de Fomento a Europa Press.

En primer lugar, en las autopistas de peaje es, por contrato, la empresa concesionaria la encargada del mantenimiento de la carretera y de las obras de paso de la misma. En todo momento han de garantizar que la vía esté abierta las 24 horas y los 365 días del año en condiciones de seguridad y comodidad.

En el caso de las autovías de primera generación también es la empresa concesionaria, pero en este caso, la diferencia es que el Ministerio de Fomento paga un canon para el mantenimiento.

Mientras, el resto de la red se divide en sectores de conservación, con un contrato para cada uno de los sectores que se encargan de hacer la conservación ordinaria. En el caso de que se requiriera acometer una actuación de mayor envergadura se licitaría un contrato independiente.

En el caso concreto de los puentes, el Ministerio expone que tiene cuatro contratos de inspección, por territorios y existe un contrato de gestión de mantenimiento de los mismos, que recopila la información de inspecciones y determina las actuaciones a desarrolar para que estén en buenas condiciones de mantenimiento.