Los presos españoles que se encontrarán con el Papa viven con "sorpresa" el viaje y le pedirán que no les olvide

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Los presos españoles que se encontrarán con el Papa viven con "sorpresa" el viaje y le pedirán que no les olvide

Publicado 04/11/2016 17:38:04CET

MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los 25 presos españoles que han viajado a Roma este viernes para participar en el Jubileo de los reclusos con el Papa Francisco, que se celebrará este sábado 5 y el domingo 6 de noviembre, viven la salida de España con "sorpresa" y llevarán al Pontífice un mensaje de parte de todos sus compañeros reclusos que no han podido salir de la cárcel en esta ocasión: que no les olvide.

El director del departamento de Pastoral Penitenciaria, Florencio Roselló, ha explicado a Europa Press que se trata del primer grupo tan numeroso de presos que sale de España --normalmente se hacen salidas de uno o dos días dentro del país--, por lo que han hecho falta muchos trámites y pasar por diferentes filtros, como los técnicos de la cárcel o los jueces de vigilancia, y no en todas las prisiones se han podido superar a tiempo.

El viaje ha sido posible gracias al trabajo conjunto del departamento de Pastoral Penitenciaria con la secretaría general de instituciones penitenciarias y el Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización del Vaticano.

El viaje lo ha organizado la Conferencia Episcopal Española y son las capellanías de las prisiones las que asumirán los costes del mismo. En cuanto a la selección, han sido elegidos aquellos presos que por su perfil penitenciario podían salir al extranjero porque ya hubieran disfrutado previamente de algún permiso. Algunos también han participado en otras actividades como el Camino de Santiago.

Junto a los presos, participan en la peregrinación 44 voluntarios de pastoral penitenciaria; 13 capellanes de prisiones; 9 funcionarios o trabajadores de Instituciones Penitenciarias; y 5 familiares de presos. En total está prevista la participación de alrededor de 96 personas.

En cuanto a la forma en la que lo están viviendo los reclusos, Roselló ha explicado que la primera palabra es "sorpresa" porque "muchos no han salido de España y mucho menos han viajado a Roma" y también les causa interés el encuentro con el Papa Francisco pues se trata de presos que participan habitualmente en misas o actividades de la pastoral penitenciaria por lo que tienen una vivencia del hecho religioso.

"Preguntan: '¿Vamos a ver de cerca al Papa Francisco?'", cuenta Roselló, al tiempo que explica que para ellos, humanamente, supone que "se cuente con ellos". Precisamente, durante . "También se sienten Iglesia porque muchas veces el problema es que ni se les considera Iglesia", ha subrayado.

Está previsto que algún preso español junto a un voluntario saluden personalmente al Pontífice antes de la misa del domingo en la Basílica de San Pedro. Además, Roselló lleva una carta dirigida al Papa de parte de los presos españoles que no han podido viajar a Roma, en la que le expresan su agradecimiento, le piden que no les olvide y que, en la medida que pueda, tal y como lo ha hecho hasta ahora, siga visitando las prisiones en sus viajes.

Durante su estancia en Roma, los presos participarán el sábado a las 15,00 horas en una Adoración Eucarística y en el Sacramento de la Reconciliación en las iglesias jubilares y atravesarán la Puerta Santa. El domingo a las 10,00 horas asistirán a la Misa en la Basílica de San Pedro presidida por el Papa Francisco y al Ángelus en la Plaza de San Pedro. Por la tarde, tendrá lugar la Fiesta de la Misericordia.

MÁS DE 1.000 RECLUSOS DE TODO EL MUNDO

La Santa Sede prevé que participen en el Jubileo de la Misericordia más de 4.000 personas, de las cuales más de un millar son detenidos procedentes de doce países: Inglaterra, Italia, Letonia, Madagascar, Malasia, México, Países Bajos, España, Estados Unidos, Sudáfrica, Suecia y Portugal.

Todos los reclusos podrán ganar el Jubileo convocado por el Papa Francisco, aunque ya han tenido la ocasión de hacerlo en las propias cárceles a lo largo del año ya que, según la carta escrita después de la promulgación de la Bula de convocación del Jubileo, aquellos que hubieran tomado conciencia de la injusticia cometida y desearan sinceramente integrarse de nuevo en la sociedad, podían obtener el perdón de sus pecados cada vez que atravesasen la puerta de su celda, como si se tratase de una Puerta Santa.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies