Publicado 11/05/2016 18:59CET

Cultura.- La primera biografía del marqués de Pickman se presenta este viernes en la Academia de Buenas Letras

SEVILLA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

La Real Academia Sevillana de Buenas Letras acoge este jueves 12 de mayo, a las 19,30 horas, de 'Duelo a muerte en Sevilla. Una historia española del novecientos', sobre la muerte del marqués de Pickman y de lo que aconteció después con su cadáver. Un ensayo coral protagonizado por un marqués manirroto, una fábrica de loza, una marquesa bastarda, un duelo mortal, un arzobispo implacable y un cadáver insepulto en la Andalucía del novecientos.

Ediciones del Viento y el Centro de Estudios Andaluces publican esta obra, una historia coral en la que el honor, las relaciones entre patronos y trabajadores y el complicado equilibrio entre Iglesia y Estado tienen un papel protagonista. Una historia que, como señala el autor de esta nueva obra, el historiador Miguel Martorell Linares, es "absolutamente real en cada uno de sus extremos" a pesar de parecer extraída "de una relato fantástico o de una mente febril".

El nuevo volumen será presentado además de por Miguel Martorell Linares, por la directora del Centro de Estudios Andaluces, Mercedes de Pablos, el director de la Real Academia Sevillana de las Buenas Letras, Rafael Valencia Rodríguez, y el director teatral Pedro Álvarez Osorio.

Además de recuperar la vida del marqués de Pickman y de la fábrica de loza del mismo nombre fundada dos generaciones antes, el libro traza un estupendo retrato de la idiosincrasia de los años que marcan el cambio de siglo respondiendo, merced a la consulta de una amplia selección de fuentes bibliográficas, hemerográficas y documentación original, a preguntas como: ¿por qué dos hombres se jugaron la vida pistola en mano?, ¿eran los duelos una práctica común en 1900?,
¿quiénes integraban la comunidad de duelistas?, ¿podía la Iglesia en aquellos años prohibir el sepelio de un cristiano en el cementerio?, ¿qué autoridad tenía el clero sobre las prácticas funerarias?, ¿qué se infiere de estos hechos sobre las relaciones entre la Iglesia, el Estado y la sociedad?, ¿era habitual que el ejército impusiera su voluntad al gobierno e impidiera, como marcaba la ley, que la justicia condenara al oficial que mató en un lance al marqués de Pickman?

Rafael de León y Primo de Rivera, descendiente de dos héroes militares y portador de dos apellidos de prestigio, se casó en 1900 con María de las Cuevas Pickman y Gutiérrez, hija bastarda y más tarde reconocida del segundo marqués de Pickman con una obrera de La Cartuja de Sevilla, que heredó el título y la co-propiedad de la fábrica a la muerte de su padre. Su boda obtuvo el beneplácito nada menos que de la exreina Isabel II, quien aceptó ejercer de madrina de su boda desde su exilio dorado en París.

Lejos de ocuparse del próspero negocio familiar de la loza, Rafael, hombre manirroto, excesivo y tarambana, montó una empresa de alquiler de carruajes de lujo que llevó a la ruina al matrimonio. Su tren de vida --con largas vacaciones de más de seis meses de duración repartidas entre San Sebastián, París y Madrid-- así como su ruinoso negocio, le llevaron a solicitar varios préstamos a través su amigo, el capitán cordobés de la guardia civil Vicente Paredes.

Al parecer, en un momento dado, dicho capitán pretendió a la marquesa, por lo que el enterarse, Pickman abofeteó a Paredes en público, acción que marcó un punto de no retorno al cometerse ante un nutrido público en el que se encontraba el capitán general de Andalucía, Agustín Luque y Coca, quien tomó nota de la imperdonable ofensa que suponía que un civil hubiese abofeteado a un militar de uniforme "delante de toda Sevilla".

Hubo duelo, a pistola, en condiciones extremas, en las afueras de Sevilla. Murió el marqués de un tiro en el corazón y la Iglesia, respaldada por el Estado, prohibió que su cadáver se inhumara en el Cementerio de San Fernando. Mitad tragedia, mitad sainete, la vida y la muerte del marqués de Pikman forman parte de una sociedad en proceso de cambio en la que la aristocracia y la Iglesia seguían tratando de marcar su territorio a pesar de los numerosos cambios que se les venían encima: emergencia del movimiento obrero, nacimiento de la democracia, republicanismo, nuevos métodos educativos, etc.

EL AUTOR

Miguel Martorell Linares es profesor titular de Historia Política y Social en el departamento de Historia Social de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UNED. Licenciado en Geografía e Historia, y doctor en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, completó esta formación multidisciplinar como doctorando de Francisco Comín, catedrático de historia de las instituciones económicas en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Alcalá de Henares.

A lo largo de su carrera ha simultaneado las investigaciones sobre historia económica e historia política de la España contemporánea. En el año 2000 publicó 'El santo temor al déficit. Política y Hacienda en la Restauración' (Alianza Editorial, 2000), trabajo de investigación que combina la historia de la hacienda pública entre 1875 y 1923, con la historia parlamentaria del mismo período. En 2001 publicó 'Historia de la peseta. España contemporánea a través de su moneda' (Planeta).

Entre sus últimos libros figuran 'José Sánchez Guerra. Un hombre de honor (1859-1935)' (Marcial Pons, 2011), 'Manual de Historia Política y Social de España (1808-2011)', escrito junto a Santos Juliá (RBA-UNED, 2012) y 'La Hacienda Pública en el Franquismo. La guerra y la autarquía (1936-1959)', escrito con Francisco Comín (Instituto de Estudios Fiscales, 2011).