La puesta en servicio de pozos del bajo Guadalhorce aportará nuevos recursos hídricos ante sequía

La concejala delegada de Sostenibilidad Medioambiental, Penélope Gómez, en rueda de prensa
La concejala delegada de Sostenibilidad Medioambiental, Penélope Gómez, en rueda de prensa - AYUNTAMIENTO DE MÁLAGA
Actualizado: lunes, 12 febrero 2024 13:27

La reducción de presiones como medida de ahorro se ampliará esta semana a más zonas

MÁLAGA, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Málaga, a través de la Empresa Municipal de Aguas (Emasa), tiene en marcha varias líneas de actuación ante la situación de escasez grave y excepcional sequía declarada para el Sistema Guadalhorce-Limonero.

Junto a las medidas que se vienen adoptando para reducir el consumo como la rebaja gradual de la presión del agua que se inyecta en las redes, el plan de choque de reparación de conducciones para reducir las pérdidas, el control de los grandes consumidores para detectar posibles fugas en canalizaciones interiores o la extensión del recurso procedente del freático para riego de zonas verdes y limpieza viaria, también se está avanzando, con el respaldo de la Junta, en la puesta a disposición a todo el sistema de aportes alternativos a los embalses mediante un mayor aprovechamiento de pozos del Bajo Guadalhorce o la potenciación del uso de aguas regeneradas.

La concejala delegada de Sostenibilidad Medioambiental, Penélope Gómez, ha informado del estado de estos proyectos, que vienen amparados en los decretos de la Junta de medidas urgentes destinadas a paliar los efectos de la sequía.

Además, la edil ha vuelto a pedir a los ciudadanos "su colaboración y esfuerzo" para moderar el uso de agua ante esta situación de emergencia. En este sentido, también ha instado a la ciudadanía a cumplir el bando municipal que desde el 16 de noviembre prohíbe el uso de agua potable para baldeo, riego de zonas verdes públicas y privadas, lavado de coches fuera de establecimientos autorizados o llenado de piscinas privadas.

En relación con las aguas subterráneas del entorno del Bajo Guadalhorce, Emasa ha ido activando de forma progresiva desde junio de 2023 los pozos de Aljaima y Fahala, que junto al incremento en hasta dos hm3 del agua superficial del río Guadalhorce a través del mayor aprovechamiento del azud de Aljaima está permitiendo captar menos recursos de las reservas de los embalses.

Ha detallado que mientras la Junta avanza en la recuperación de más pozos del acuífero en Aljaima, por parte de Emasa se está colaborando en la recuperación y puesta en servicio de una serie de pozos de titularidad municipal situados a ambas márgenes del tramo final del río que, según las primeras estimaciones, podrían aportar unos 800 litros por segundo (25 hm3 anuales), aunque los resultados dependerán de las condiciones en las que se encuentren los acuíferos y del aforo de los mismos para determinar qué volumen se puede extraer. A modo de referencia, el suministro de Emasa a todos sus clientes es de unos 1.500 litros por segundo (47 Hm3 anuales).

PRIMEROS POZOS

Los primeros en ponerse en marcha serían los de Perales y Puente del Rey, ubicados en el entorno del aeropuerto y que en anteriores periodos de sequía han proporcionado un caudal importante a la ciudad.

Además, ante un hipotético empeoramiento de la situación también se contemplan otros pozos del entorno como los de San Isidro, Intelhorce, Amoniaco o los de las Fincas Marín y el Patillo. En su conjunto, se estima un caudal de 800 litros por segundo con esta actuación, que viene avalada por el informe encargado por Emasa al Centro de Hidrogeología de la UMA.

Una vez se proceda a su aforo para medir el volumen almacenado y se analice la calidad del agua, el siguiente hito para su entrada en servicio será la ejecución de las conducciones necesarias para transportar el agua extraída hasta el depósito existente al norte del aeropuerto y, desde ahí, hasta las canalizaciones que conectan con la red principal hasta la estación potabilizadora de El Atabal.

Esta obra ha sido incluida en el cuarto decreto de sequía aprobado por la Junta; supondrá una inversión de unos 15,5 millones de euros (IVA incluido) financiados por la Administración autonómica y tendrá un plazo de ejecución de seis meses. Emasa ya ha redactado y entregado la memoria valorada que servirá de base para la contratación de las obras.

Para garantizar la calidad del agua, la sociedad municipal tiene en proyecto la mejora de las instalaciones de ozonización de la desalobradora de El Atabal.

AGUAS REGENERADAS

En paralelo, el cuarto decreto de sequía también contempla como actuación "prioritaria" la ampliación de la capacidad del sistema de tratamiento terciario de la depuradora del Guadalhorce hasta la totalidad del caudal que la planta soporta.

Emasa está trabajando en la redacción del proyecto básico como paso previo a la ejecución de esta actuación valorada en unos 3,6 millones, a la que habría que sumar la ejecución de las conducciones necesarias.

De igual modo, el Ayuntamiento está ultimando los trámites y las autorizaciones necesarias para desarrollar una prueba piloto consistente en evacuar al cauce del río Campanillas, en su confluencia con el Guadalhorce, un volumen de hasta 20.000 m3 diarios de aguas regeneradas producidas en la EDAR Guadalhorce.

Esta prueba piloto contará además con el correspondiente plan de control del medio. Por último, Emasa está estudiando la ejecución de una nueva tubería de agua regenerada desde la EDAR Guadalhorce hasta el Campamento Benítez.

PRESIONES

Estas acciones se suman a otras medidas de ahorro que, en paralelo, viene adoptando Emasa, como el plan de choque de reparación de fugas, el control de los grandes consumidores para detectar en tiempo real posibles pérdidas en sus redes interiores o la reducción de forma gradual de la presión del agua que se inyecta en las redes de toda la ciudad.

Esta regulación, que se lleva a cabo en horas valle y de menor demanda, principalmente de noche, comenzó a aplicarse en algunas zonas donde la presión es mayor y las viviendas tienen menos altura obteniéndose una minoración de las pérdidas que llegan incluso al 50%.

En base a estos resultados, se irá extendiendo progresivamente a la práctica totalidad del centenar de sectores en la que está estructurada la ciudad con la previsión de completar el plan en un plazo aproximado de tres meses y la estimación de que se podría reducir el consumo en torno a un 20%.

Actualmente, esta medida ya ha sido implantada en la franja litoral de Pedregalejo y El Palo (desde Baños del Carmen hasta Playa Virginia), el parque empresarial Guadalhorce o La Palmilla, mientras esta misma semana está previsto que se amplíe a otros sectores como Campanillas, Santa Rosalía-Maqueda, Guadalmar, entorno de Plaza Mayor, Churriana, Cortijo de Mazas, El Olivar, La Araña, La Princesa, Huelin, La Isla, la zona de Héroe de Sostoa, Tabacalera, Carril de la Chupa, San Carlos y Torre del Río.

Por tanto, desde Emasa se insta a aquellos vecinos que noten alguna incidencia sin que esta medida haya sido aún implantada aún en su zona a que revisen sus instalaciones interiores.

Sobre esta regulación, la edil ha lanzado un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía: "Se trata de un sistema muy preciso, automático y que se maneja de manera remota, por lo que la presión se puede ir ajustando en función de las necesidades para minimizar las molestias".

Asimismo, Gómez ha resaltado que afectará a todos por igual, siempre buscando el mayor ahorro con la menor molestia y que, conforme se vayan poniendo en marcha, la mayor parte de los vecinos apenas notarán esa menor presión, aunque puede que necesiten revisar su instalación, abrir completamente sus llaves de paso o ajustar sus calentadores.

No obstante, sí que ha advertido de que en el supuesto de que la situación se agrave, estas regulaciones podrían ir aumentándose y requerir que algunas comunidades de propietarios pongan en marcha sus grupos de presión. Ha aclarado que no se está pidiendo a la ciudadanía que haga nuevas inversiones, ya que todos los edificios con una altura mayor de cuatro plantas deben contar con grupo de presión auxiliar para garantizar la presión del agua adecuada en los pisos superiores.

 

Contador

Leer más acerca de: