Publicado 15/07/2020 13:40:52 +02:00CET

El proyecto Reutivar acredita el uso de aguas residuales depuradas para el cultivo del olivar, impulsado por Feragua

Imagen del riego de un cultivo de olivar con el uso de aguas residuales depuradas.
Imagen del riego de un cultivo de olivar con el uso de aguas residuales depuradas. - REUTIVAR

SEVILLA, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un proyecto innovador, pionero en Andalucía, ha acreditado la viabilidad y el potencial de la aplicación de aguas regeneradas, aguas residuales depuradas, sometidas a un proceso de tratamiento adicional o complementario que permite adecuar su calidad al uso al que se destinan, al cultivo del olivar, según las directrices del Real Decreto 1620/2007, que establece el régimen jurídico de la reutilización de las aguas depuradas.

Denominado Reutivar, y liderado por Feragua (Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía), la Fundación Centa, la Universidad de Córdoba y la Comunidad de Regantes de Tintín en Montilla (Córdoba), el proyecto ha logrado desarrollar un modelo de riego sostenible del olivar que integra el uso de aguas regeneradas, el desarrollo de un sistema de fertirriego de precisión y la reutilización de los principales macronutrientes necesarios para el cultivo del olivar (nitrógeno, fósforo y potasio), con resultados muy favorables, según ha informado estas organizaciones por medio de una nota de prensa.

Reutivar, cuya jornada de presentación de resultados se ha celebrado este miércoles de forma telemática, es un proyecto de innovación cofinanciado por la Junta de Andalucía y la Unión Europea con fondos Feader 2014-20, después de ser seleccionado por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible en el marco de las ayudas de la Línea Olivar para el funcionamiento de grupos operativos de la Asociación Europea de Innovación (AEI) en materia de productividad y sostenibilidad agrícolas.

Además de la calidad del agua regenerada cumple con los criterios de calidad establecidos en la normativa, el consumo energético es bajo y los costes muy controlados, siendo por tanto sostenible y asumible para los regantes.

Todo ello se ha experimentado y confirmado en una prueba piloto que se ha desarrollado en el sector I de la Comunidad de Regantes de Tintín, donde se han regado con aguas regeneradas 150 hectáreas, destinadas mayoritariamente a olivar través de un sistema de riego localizado subterráneo de alta eficiencia.

Además de crear un modelo viable y sostenible, el proyecto ha logrado disminuir los riesgos asociados a la aplicación de aguas regeneradas mediante un enfoque 'multibarreras', que protege eficazmente a los usuarios, al cultivo y el medio ambiente.

Como su propio nombre indica, este enfoque trata de medidas o acciones que pueden contribuir a la disminución del riesgo de transmisión de microrganismos patógenos al usuario, cultivo o incluso al medio ambiente.

Como ejemplos de dicho enfoque en la Comunidad de Regantes de Tintín, podemos destacar, entre otros, la preselección del agua residual tratada que llegaba a la balsa de decantación, la toma de agua flotante desde la balsa de acumulación, lo que ha permitido que el agua que alimentaba al sistema de filtración presentara mayor calidad, la implementación de un sistema de riego localizado subterráneo, que evita el contacto del fruto con el suelo durante la recolección mediante el uso de paraguas o lienzos, el procesamiento industrial del fruto, o las medidas de protección de los operarios.

EFICACIA EN ZONAS CON FALTA DE RECURSOS

El modelo de riego con aguas regeneradas creado en el marco del proyecto Reutivar ha demostrado el valor y el potencial de este tipo de recursos no convencionales, aguas regeneradas, para resolver problemas de falta de recursos en algunas zonas regables de Andalucía y transformar pequeñas zonas verdes en el interior, que son capaces de generar riqueza y empleo y fijar población en el territorio, mitigando los efectos del cambio climático y haciendo frente al reto demográfico.

Los hallazgos de este proyecto ayudarán a la implementación de los planes que tanto la administración andaluza como la estatal, a través de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, tienen para movilizar recursos de aguas regeneradas con destino al regadío y de forma específica con destino al olivar.

El Plan Hidrológico del Guadalquivir reserva hasta 20 hm3 para el uso de aguas regeneradas en la creación de nuevas zonas regables, que mayoritariamente irán destinadas al cultivo del olivar.

La Junta de Andalucía promueve el desarrollo de proyectos de utilización de aguas regeneradas en el ámbito de las cuencas litorales andaluzas, con una previsión de destinar más de 150 hm3 para este fin.

Es en las cuencas litorales donde el uso de aguas regeneradas representa una alternativa de mayor interés para mejorar la garantía hídrica.

EL OLIVAR, EL 60% DE LA SUPERFICIE DE RIEGO

El interés de Reutivar en el cultivo del olivar obedece a que este cultivo representa el 60% de la superficie de riego de Andalucía y es clave para la vertebración social y dinamización económica del medio rural andaluz. Son más de 629.000 hectáreas las ocupadas por el olivar de regadío en Andalucía, 22 los millones de jornales que genera una campaña media, 250.000 las familias de olivareros que viven de forma directa de este cultivo y 300 el número de pueblos andaluces en los que el olivar representa la actividad económica principal.

Pero el olivar necesita agua, y cada año ya se consume en Andalucía una media de 864 hm3 anuales, el 21% de las demandas totales en la región. Resulta además que las previsiones de demanda de agua para el regadío aumentarán con el cambio climático, que profundizará así el déficit hídrico de las cuencas andaluzas, obligando a recurrir a nuevas fuentes de aguas para atender cultivos de gran valor económico y social como el olivar.

El proyecto Reutivar incluye el desarrollo de una App para optimizar la gestión de aguas regeneradas para el cultivo del olivar, integrando los datos climáticos, con los edáficos, los de la calidad del agua disponible y los de los nutrientes que aportan las aguas regeneradas, enfocada para su uso por los gestores de las comunidades de regantes o de los propios regantes que operan los sistemas de riego con aguas regeneradas.

Además de Feragua, la fundación pública Centa, la Universidad de Córdoba y la Comunidad de Regantes de Tintín, el proyecto cuenta con la participación como socios colaboradores no beneficiarios con la Consejería de Agricultura, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, las empresas tecnológicas Riegos Iberia Regaber, y Toscano Línea Electrónica, y la sociedad Aguas de Montilla, encargada de la gestión de la EDAR de Montilla, desde donde el agua depurada se deriva al sistema de regeneración existente en la Comunidad de Regantes de Tintín para su posterior riego en olivar.