El Claustro del Obispado de Teruel acoge la exposición 'Souvenirs. Soldiers of the world'

Actualizado 14/11/2008 19:24:05 CET

TERUEL, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Claustro del Obispado de Teruel acoge desde hoy la exposición 'Souvenirs. Soldiers of the world', una muestra que es obra de dos profesores de la Facultad de Bellas Artes de Teruel, Vega Ruiz y José Prieto y que se podrá visitar hasta el próximo 17 de diciembre.

El autor de la exposición, José Prieto, indicó que después de haberse mostrado en Zaragoza, el Monasterio de Veruela y París, llega a Teruel porque "estamos en el 70 aniversario de la Batalla de Teruel" y pretende ser "una reflexión sobre lo absurdo de las guerras".

Según dijo Prieto, la muestra nace a raíz de los ataques que sufrió Estados Unidos el 11-S y en ella "hicimos una recopilación de los soldados de la Primera y Segunda Guerra Mundial, de la Guerra de Vietnam, pero no hay ningún soldado español".

La exposición recoge en Teruel más de 520 soldados, realizados con cerámica y pintados de diversos colores que, dirigen su ataque hacia un monolito que hay en el centro de la muestra colocada en el suelo sobre tierra. Al tiempo que los soldados se dirigen hacia el monolito "se atacan unos a otros". La muestra viene acompañada de sonido, en el caso de Teruel se escucharán los testimonios de supervivientes a los bombardeos de Gernika y de Belchite.

Como en una guerra de verdad, aquí también hay bajas, puesto que una vez terminada la exposición se entierran varios de los soldados en la ciudad en la que ha estado expuesta. Encima se planta un árbol. En origen los soldados eran 700, tras su paso por tres ciudades, unos 170 han ido quedando en ellas.

Además, Prieto aseguró que "es un proyecto abierto" por lo que animó a los turolenses no sólo a que pasen a visitarlo, sino que "queremos que la gente que viviera la Batalla de Teruel viniera a contárnoslo".

Por su parte, el director del Museo Diocesano de Teruel, Pedro Hernando, destacó que la muestra es importante para este Museo porque "es la primera que se hace aquí y que no tiene como objeto artístico obras de arte religioso".

Hernando recordó que "la Iglesia ha apoyado a los artistas a lo largo de la historia", pero destacó que "el SXX es un siglo un poco perdido para el arte religioso" y en la búsqueda del lenguaje artístico de lo que debe incorporar la Iglesia para mostrar su mensaje se incluye esta exposición que es "una reflexión sobre lo absurdo que son las guerras".

La exposición cuenta en Teruel con el apoyo del Ayuntamiento de Teruel, el Museo Diocesano y la Cámara de Comercio de Teruel, a través de la Fundación Teruel SXXI.