El Gobierno de Aragón advierte de que la información sobre rebajas debe ser clara, comprensible y que no induzca a error

Actualizado 06/01/2010 13:35:18 CET

ZARAGOZA, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

Dar información clara, comprensible y que no induzca a error o indicar en todos los productos el precio anterior y el rebajado son algunas de las exigencias en épocas de rebajas, según informó el Gobierno de Aragón.

Mañana, 7 de enero, comienza el periodo invernal de rebajas con carácter general, que se prolongará hasta el 6 de marzo. Las rebajas consisten en la reducción de los precios de los productos de fin de temporada, por lo que se debe ofrecer la misma calidad a un menor precio.

Desde la Dirección General de Consumo se hacen una serie de recomendaciones para este periodo, como guardar el ticket o factura de compra y comparar las calidades y precios de los distintos establecimientos. También es recomendable planificar las compras realizando una lista de artículos necesarios y fijar la cantidad máxima que se quiere gastar, ya que así se evita gastar más de los previsto y adquirir cosas que no se van a utilizar.

En cuanto a los derechos del consumidor cuando el artículo adquirido resulta defectuoso, el comerciante tiene la obligación de admitir su devolución o la reparación en algunos casos. Por su parte, el ciudadano debe asegurarse de que no existen defectos en los productos.

Por otro lado, no hay que confundir las rebajas con otras figuras previstas en la ley como las liquidaciones y saldos. Las primeras son ventas especiales derivadas de una situación excepcional como el cierre de negocio. Los saldos son artículos que presentan algún defecto o tara de fabricación por eso se venden más baratos. Los carteles publicitarios de los comercios deben anunciar los artículos rebajados como rebajas y no dar lugar a confusión con carteles de saldo o liquidación.

Asimismo, es aconsejable comprar en los establecimientos que muestren el logotipo de adhesión al Sistema Arbitral de Consumo. De esta forma el comerciante demuestra a sus clientes que tiene confianza en los productos o servicios que presta y que cualquier tipo de discrepancia podrá ser resuelta de forma rápida y gratuitamente.

Por último, el Gobierno autónomo recordó que en caso de reclamaciones o de duda, los consumidores pueden dirigirse a las asociaciones de consumidores o a cualquiera de las oficinas municipales de información al consumidor o a los Servicios Provinciales de la Dirección General de Consumo. Además, la Dirección General de Consumo pone a disposición de los usuarios el Teléfono gratuito del Consumidor 900 12 13 14.