Actualizado 14/02/2008 12:13:52 +00:00 CET

Zaragoza.- El Centro de Micología de San Martín de Moncayo enfatiza en la educación para conocer las setas de la zona

SAN MARTÍN DE MONCAYO (ZARAGOZA), 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Micología de San Martín de la Virgen de Moncayo, localidad de la provincia de Zaragoza, pone el énfasis en la educación en todas sus actividades para dar a conocer las setas existentes en la zona y cómo recogerlas sin dañar el entorno natural.

En declaraciones a Europa Press, el coordinador del Centro de Micología, Javier Cortés, explicó que este centro abrió sus puertas el pasado mes de octubre, coincidiendo con las cuartas jornadas micológicas de San Martín y la idea de construirlo "surgió hace cinco años, con el objetivo de dar a conocer esta zona micológica tan importante". A pesar de que el centro lleva en funcionamiento casi cuatro meses, "la inauguración oficial tendrá lugar el próximo 3 de mayo".

Hasta el momento, su actividad se ha dedicado fundamentalmente a ofrecer a los visitantes información micológica de la zona y formación en aspectos medioambientales. Además, "se han recibido a grupos de niños y de personas mayores y en sus visitas se les explica la importancia de los hongos para el medio ambiente y lo esencial de respetar las normas a la hora de llevar a cabo la recogida de setas".

Además, "contamos con una base de datos con más de 500 especies", y en las instalaciones pueden verse "documentales sobre el Moncayo y la recogida de setas, cedidos de manera desinteresada por Eugenio Monesma; exposiciones fotográficas; y una biblioteca", de forma que los contenidos permiten informar adecuadamente sobre las especies de setas, sus características y su toxicidad.

Sin embargo, "la estrella del centro" es una cámara de ultracongelación que alberga setas al natural. Esta cámara es "la primera en toda España" y en ella pueden observase las setas "como si estuvieran al aire libre".

En estos momentos, se está intentando ampliar la actividad del centro y, para ello, "estamos realizando gestiones con otras entidades, con las obras sociales de los bancos, el Gobierno de Aragón y otras instituciones, para intentar que el centro abarque la mayor participación posible y que siga acudiendo gente".

El Centro de Micología puede visitarse en temporada baja mediante reserva telefónica (976 19 21 66) o en la dirección de correo 'cmicologia.sanmartin@gmail.com'. En temporada alta, en otoño, "la pretensión es que podamos estar fijos en el centro", apuntó Cortés.

El Centro lo gestiona una Asociación Micológica de San Martín creada al efecto. Esta agrupación ya está organizando las actividades para este año. En otoño, por ejemplo, "haremos un encuentro internacional de micología".

Asimismo, "estamos en conversaciones con la Comarca de Tarazona y el Moncayo, para tener cabida en su espacio durante la celebración de la Exposición Internacional de Zaragoza 2008. Todavía no sabemos cómo, pero el Centro de Micología de San Martín estará presente" en la Muestra Internacional.

EVITAR PRÁCTICAS DEPREDADORAS.

El coordinador del Centro, Javier Cortés, señaló algunas recomendaciones a la hora de recoger setas. En primer lugar, "lo fundamental es no rastrillar el suelo, intentar que no se dañe la capa superficial ni la raíz de los hongos porque son muy importantes en la naturaleza". Así, "hay que evitar las prácticas depredadoras" en su recogida, advirtió.

En el Moncayo existen "muchísimas especies, es una zona de una riqueza excepcional. Podemos encontrar desde las más tóxicas a comestibles e incluso algunas con cualidades medicinales". Para poder distinguir unas de otras, y saber si son comestibles o tóxicas, "la única forma es conocerlas. No hay atajos ni remedios" para saber qué tipo de setas se encuentra; "el único remedio es conocerlas", insistió.

Por este motivo, hay que ser cauteloso a la hora de ingerirlas y se deben identificar previamente, porque "a veces las confusiones son muy graves". Para identificarlas, las setas se deben extraer "con cuidado para no perder detalles, porque todas las setas comestibles tienen su doble tóxico" y si al sacarlas de la tierra no se hace con cuidado, se puede perder una información vital.