Zaragoza.- El Cipotegato recibe más de 15.000 kilogramos de tomate en el comienzo de las fiestas de Tarazona

Actualizado 27/08/2008 21:01:22 CET

TARAZONA (ZARAGOZA), 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Cipotegato de Tarazona, con su indumentaria arlequinada y cubierto con un capucha, ha salido por la puerta principal de la Casa Consistorial turiasonense, donde le esperaban más de 5.000 personas, que a los gritos de ¡Cipote, Cipote! le han lanzado más de 15.000 kilos de tomate, en poco más de cinco minutos. Hoy comienzan las fiestas de Tarazona.

Afortunadamente, no todos los proyectiles dan en el blanco, y el resultado ha sido un intercambio de tomatazos entre los presentes, jóvenes en su mayoría, que asisten y forman parte de la fiesta.

Entre tanto, y bajo una intensa lluvia roja, el Cipotegato, ayudado por los miembros de su cuadrilla y los veteranos de las Peñas Festivas de la Ciudad, se ha abierto paso entre la multitud, y de esta forma ha realizado su "recorrido particular" y hasta ese momento secreto.

A su vuelta a la Plaza de España, y desde el monumento a la figura del Cipotegato, ha sido izado hasta la base de este monolito, y ha saludado a la multitud que le vitorea profusamente, y desde allí ha sido llevado a hombros e introducido nuevamente en el interior de la Casa Consistorial.

Finalmente, el Cipotegato '08 se ha desprendido de su capucha, gesto con el que ha dado a conocer su identidad, que hasta entonces permanecía en secreto. Se trata del joven turiasonense César Baroja, de 25 años y que durante seis años se ha ido presentando al sorteo por el que se elige al Cipotegato. Según sus palabras "ha sido una experiencia absolutamente satisfactoria y creo que para un turiasonense es de los honores más grandes".

Con la salida del Cipotegato, se inician las fiestas de la ciudad en honor a su patrón San Atilano. Durante estos días, este joven turiasonense participará en diferentes actos festivos, como el de esta misma tarde, en el que un peña de la ciudad hace la "imposición del pañuelito" a la estatua que el Cipotegato tiene en la Plaza de España.

Sin duda, que este personaje, con una gran historia a sus espaldas, se ha convertido en un gran foco de atracción para muchos visitantes, que quieren conocer la fiesta in situ y poder ser testigo de la emoción que este acto encierra, no solo para sus paisanos.

Documentación procedente del Archivo de la Catedral de Tarazona da cuenta de cómo, a finales del siglo XVIII, una resolución del Cabildo de la Catedral prohíbe que en víspera del Corpus, saliese el Pellexo de Gato a encorrer a los chiquillos.

Tras esta aparición documental, ya no hay constancia histórica de figura semejante en los archivos turiasonenses, hasta principios del siglo XX, ya que consta en el Archivo Municipal que la Corporación pagaba a la persona que encarnaba el Cipotegato durante las fiestas de agosto, la cantidad de seis pesetas.

A partir de ese dato, y apoyándose en los testimonios de la tradición oral, y en fotografías antiguas, se puede constatar que la figura del Cipotegato se vincula con la Corporación Municipal, y no con las autoridades eclesiásticas como en el siglo XVIII; además de relacionarlo ya con las Fiestas conmemorativas del traslado de la Reliquia de San Atilano, el 28 de agosto.

No obstante también durante el siglo XX el papel del Cipotegato se va transformando: Hasta el año 1942, persigue a los chiquillos para despejar el camino de la Corporación o la Procesión, con un carácter similar a las comparsas de Gigantes y Cabezudos, personajes a los que acompaña. A partir de esa fecha, y tras una interrupción provocada por la Guerra Civil, pasa a ser el perseguido por los niños, quienes al verle salir del Ayuntamiento, le arrojaban los restos de las verduras que habían quedado en la Plaza de España, lugar donde se instalaba el mercado al aire libre por aquel entonces.

Ya a partir de los años 80, la persona que representa el Cipotegato cada 27 de agosto se elige mediante un sorteo, en el que participan 150 jóvenes y su identidad permanece oculta hasta que realiza su recorrido el mismo 27 de agosto.