El acusado de intentar matar en Gijón a la ex pareja de una amiga acepta cuatro años de cárcel

Publicado 04/12/2019 14:49:53CET

GIJÓN, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El hombre acusado de intentar matar a navajazos en Gijón a la ex pareja de una amiga suya porque, según lo que le había contado ella, la trataba mal cuando bebía, ha reconocido este miércoles los hechos y ha llegado a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía para rebajar la pena de ocho a cuatro años de prisión, con suspensión posterior de la condena en ejecución de sentencia, ha confirmado a Europa Press su abogado, Luis Tuero.

La Fiscalía aprecia para la rebaja de la condena solicitada la atenuante de reparación del daño, al haber consignado una parte importante de la indemnización que el procesado debe abonar a su víctima, un total de 15.000 euros.

Así se ha acordado previamente a la vista oral señalada para este día en la Sección Octava de la Audiencia con sede en Gijón contra el acusado, que lleva en el momento de los hechos estaba sometido a un tratamiento de deshabituación alcohólica. Cabe indicar que el procesado lleva en prisión desde su detención, algo más de un año.

De acuerdo al relato del Ministerio Fiscal, el procesado, de 51 años de edad, se encontraba molesto con la víctima porque una amiga suya, y a su vez ex pareja de este último, le había contado que este le dispensaba un comportamiento violento y agresivo cuando bebía.

En esta circunstancia, el procesado coincidió sobre las 17.00 horas del día 20 de octubre de 2018 con la víctima, que estaba en compañía de la amiga del procesado y de otras personas.

El acusado se dirigió a él con la expresión: "¡Tú sobras aquí!", a lo que víctima le contestó que no sabía a qué venía eso, ignorando al procesado y ausentándose después del lugar sin darle mayor importancia al incidente.

Posteriormente, sobre las 23.15 horas del mismo día 20 de octubre de 2018, el procesado supo que la víctima había ido con su amiga a una sidrería de la calle Cataluña de Gijón, y decidió ir él también.

Cuando la víctima se encontraba sentado en el interior del local, el procesado, con la finalidad de acabar con su vida, cogió una navaja con cachas de color negro de 8 centímetros de hoja, accedió al interior de la sidrería con el rostro cubierto con una bufanda de tipo braga -que le ocultaba parcialmente la cara, dejando a la vista solamente los ojos y parte de la barba de la cara-, se situó delante de la víctima y le asestó un golpe con la navaja en el pecho, a la altura de la areola del pezón izquierdo.

La víctima intentó protegerse con los brazos. Entonces, el procesado le lanzó varios golpes más con la navaja, que impactaron en las manos y en el brazo izquierdo del otro hombre, al colocarlos este en actitud de defensa y evitar de esta manera que le alcanzasen de nuevo en el pecho.

En ese momento intervinieron varias personas que se encontraban en el establecimiento para tratar de poner fin a la agresión. La víctima sufrió varias heridas de las que tardó en curar 15 días.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa. Además de la pena de cárcel, la condena incluye prohibición de aproximarse a la víctima, su domicilio o puesto de trabajo a menos de 300 metros, así como de comunicarse con él por cualquier medio o procedimiento, todo ello durante nueve años.

Contador

Para leer más