IU califica de "muy preocupantes" las palabras de Solbes sobre los 400 euros y compara esta política con la de Areces

Actualizado 23/05/2008 22:06:32 CET

OVIEDO, 23 May. (EUROPA PRESS) -

La dirección de Izquierda Unida de Asturias calificó hoy de "muy preocupantes" las palabras del Ministro de Economía Pedro Solbes sobre la medida de los 400 euros por entender que el Gobierno "afronta la crisis con los bolsillos vacíos".

"Ya denunciamos en su día que la política de cheques para todos suponía no sólo aplicar medidas de derechas sino dilapidar una importantísima cantidad de recursos públicos cuando hay muchas necesidades en este país ", informó IU en una nota de prensa. La coalición comparó estas medidas con las puestas en marcha por el Gobierno asturiano que preside Vicente Álvarez Areces basadas en "la barra libre de subvenciones para comprar ordenadores o cheques bebé"..

En opinión de IU, la medida de los 400 euros tenía "un claro objetivo electoralista" pero "todo valía con tal de garantizar una mayoría". "Ahora, apenas unos meses después, los propios socialistas alertan de las graves consecuencias de su decisión", añadió el dirigente de la coalición.

Para IU estas son medidas más de derechas que de un gobierno de izquierdas. "Zapatero y el Partido Socialista tienen la responsabilidad de gobernar, por tanto tienen la obligación de poner sobre la mesa un paquete de medidas para afrontar la crisis y evitar que paguen la factura los de siempre", informó la coalición. En su opinión, en este "contexto es imprescindible reforzar las políticas sociales, garantizar prestaciones sociales adecuadas y una red de servicios públicos capaces de paliar las consecuencias de la crisis".

Para Izquierda Unida el contexto actual es muy preocupante ya "que los precios de los alimentos no paran de subir, el euribor se sitúa en el 5%, los salarios están congelados, la precariedad laboral por las nubes a economía de miles de familias está en quiebra técnica y el Gobierno dice que no tiene margen de maniobra".

IU tiene previsto presentar en el Congreso iniciativas dirigidas a garantizar un papel más activo en el gasto público, inversión en productividad, fortalecimiento de la protección social y el aumento en 1.000 millones de euros de los fondos dirigidos a la atención de la dependencia, así como otros 1.500 millones en mejorar los fondos destinados a la adecuación y modernización de los Servicios Públicos de Empleo (SPE) y de las políticas activas de empleo en 1.000 millones.