Publicado 16/06/2021 17:12CET

Lucy Lake, directora de Camfed: "Nos sentimos profundamente honrados de recibir este prestigioso premio"

Archivo - Esculturas de Joan Miró, símbolo represntativo de los Premios Princesa de Asturias.
Archivo - Esculturas de Joan Miró, símbolo represntativo de los Premios Princesa de Asturias. - FPA - Archivo

OVIEDO, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

La directora general de Campaign For Female Education (Camfed), Lucy Lake, ha manifestado este miércoles su alegría al conocer que la organización internacional ha sido galardonada con el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional 2021. "Nos sentimos profundamente honrados de recibir este prestigioso premio como reconocimiento a nuestro trabajo en apoyo de la educación de las niñas".

Lake destaca que llega en un momento muy importante "en el que la educación de tantas niñas se ve amenazada por esta pandemia. Las mujeres jóvenes de nuestra red por toda África están asumiendo el reto de forma extraordinaria para salvaguardar el bienestar y la educación de millones de niñas, y estamos encantados de que el Premio Princesa de Asturias destaque su liderazgo para garantizar que
ninguna niña se quede atrás".

Camfed, Campaign for Female Education, es una organización internacional que, desde su creación por Ann Cotton en 1993, trabaja en la erradicación de la pobreza y desigualdad en el África subsahariana, mediante la inversión en la educación de las niñas y el empoderamiento de las mujeres jóvenes.

Camfed, consorcio internacional de nueve entidades en África, Australia, Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido, cuenta hoy en día con más de 330 empleados y cerca de 150 000 voluntarios, que realizan trabajos de campo en Zimbabue, Ghana, Malaui, Tanzania y Zambia y actúan en más de 160 comunidades mejorando las condiciones de vida de más de cinco millones de niños.

Para solventar la exclusión de las niñas y mujeres de las oportunidades que brinda la educación, Camfed, en asociación con mecenas y comunidades rurales, y a través del liderazgo de la Asociación Camfed o CAMA (por sus siglas en inglés) -organización creada en 1998 por las primeras cuatrocientas beneficiarias de la Campaign for Female Education-, impulsa el cambio sistémico con cuatro enfoques: equidad y justicia social (educación como un derecho humano fundamental que no debe ser negado a niñas y mujeres), desarrollo económico (reinversión en comunidades desfavorecidas), liderazgo de las mujeres (cambio de normas socioculturales, protección y empoderamiento de niñas marginadas) y acción contra el cambio climático (transición hacia prácticas respetuosas con el clima y reducción de futuras emisiones de carbono).

No obstante, la principal característica que hace destacar Camfed frente a otras organizaciones del mismo perfil, según ha informado la Fundación Princesa, es la implementación de un modelo que no solo provee acceso a la educación de niñas marginadas, sino que también las apoya en la transición hacia la vida adulta y estimula nuevas oportunidades empresariales para la creación de empleo e incremento de ingresos en zonas rurales.

Gracias a CAMA y su red de más de 157.000 exalumnas, el número de beneficiarias de Camfed sigue creciendo, dado que cada una de las exbecarias patrocina y apoya en sus estudios a unas tres niñas de promedio.

Entre los programas de Camfed, liderados por CAMA, destacan el 'Learner Guide Program' y el 'Agriculture Guide Program', que tienen entre sus objetivos formar a los pequeños agricultores en técnicas sostenibles para adaptarse al cambio climático y mejorar las cosechas, proporcionar comidas escolares nutritivas, proteger la biodiversidad e incorporar tecnologías indígenas e innovadoras para reducir la contaminación.

Camfed declaró su compromiso para los años 2021- 2025 de proveer educación primaria y secundaria a otros cinco millones de niñas, habilitar una vía segura de búsqueda de formación profesional y empleo para 280.000 mujeres, y apoyar a las emprendedoras en la creación de otros 150.000 puestos de trabajo.

Galardonada con el Yidan Prize for Education Development (Hong Kong, 2020), el Kate Gross Prize for Social Enterprise (Reino Unido, 2018) y el premio Recognition for Taking Development Innovation to Scale (2014) de la OCDE, entre otros reconocimientos el enfoque climático en su modus operandi fue reconocido con el Premio de Acción Climática Mundial de las Naciones Unidas 2019 en la COP25 en Madrid (España).