Marcelo Palacios cree que el Testamento Vital servirá para estimular el debate sobre la eutanasia en España

Actualizado 24/06/2008 20:42:22 CET

OVIEDO, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El médico especialista en Cirugía General y en Traumatología y fundador de la Sociedad Internacional de Bioética (SIBI), Marcelo Palacios, señaló hoy que una de las principales ventajas del Testamento Vital es que servirá para estimular el debate sobre la eutanasia o suicidio asistido en España.

"Lo positivo es que estimula el debate sobre la eutanasia y el suicidio asistido", manifestó a Europa Press Palacios, al tiempo que declaró confiar en que "definitivamente" éste se regularice en España.

Según el fundador de la SIBI, es "interesante" que el debate sobre la eutanasia esté abierto, pero siempre que éste tenga una repercusión en la ley. "De lo que se trata es que los Testamentos Vitales en su momento puedan realmente recurrir al suicido asistido o eutanasia", declaró.

Igualmente, el médico indicó que las "limitaciones" de todos los testamentos vitales es que hay que aplicarlos atendiendo a los criterios que se pueden hacer por ley. Así, Palacios calificó como "gran limitación" que la ley penalice el suicidio asistido.

Para el experto, otro de los elementos positivos o ventajas de los conocidos como Testamentos Vitales o Registros de Instrucciones Previas es que suponen un "paso importante hacia delante" en el reconocimiento formal de la autonomía de los pacientes.

Como inconveniente, señaló que el Testamento Vital puede ser denegado si el paciente quiere la aplicación de determinadas acciones que no están en consonancia con la ley. "Y por lo tanto con esto se frustran los deseos de algunos pacientes que pudieran solicitar acciones mucho más definitivas", indicó.

Palacios también destacó la necesidad de acabar con el "montón" de definiciones de la eutanasia. "Porque sólo hay una, que es ayudar a un enfermo terminal a morir", afirmó.

En este sentido, el experto en Cirugía General manifestó que en el caso de los enfermos terminales, es decir aquellos cuya esperanza de vida no supera los seis meses, la perspectiva de la "muerte digna" se puede plantear de dos formas. Una de ellas, según el doctor, dejar que la muerte siga su curso hasta que llegue el momento final, y otra, los pacientes que sabiendo que su enfermedad es terminal no quieren que se produzca ese transcurso.

"Y en razón de su dignidad y convicciones quieren adelantar el proceso de morir sin estar sujetos a aparatos o sufriendo las consecuencias de la enfermedad", afirmó Palacios al tiempo que insistió que esto no está regulado en España.

En cuanto al desarrollo del Testamento Vital en el Principado, el experto manifestó que, como en otras comunidades, refleja lo que la Ley Básica de autonomía del paciente establece.