Investigado por daños y expolio en una necrópolis en la Merindad de Río Ubierna (Burgos)

Hoyos realizados por el detenido en la necrópolis ubicada en un paraje de Merindad de Río Ubierna (Burgos).
Hoyos realizados por el detenido en la necrópolis ubicada en un paraje de Merindad de Río Ubierna (Burgos). - GUARDIA CIVIL
Publicado: lunes, 8 julio 2024 14:13

   BURGOS, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La Guardia Civil ha investigado a D.R.M., de 39 años, como presunto autor de un delito sobre el Patrimonio Histórico por daños en una necrópolis catalogada y expolio de piezas arqueológicas, ayudado por un detector de metales y de una azada, en un paraje ubicado en la Merindad de Río Ubierna (Burgos).

   Los hechos ocurrieron semanas atrás, cuando la Central se Servicios de la Guardia Civil de Burgos recibió un aviso en el que se apuntaba a la presencia sospechosa de una persona que se encontraba en un paraje ‘barriendo’ el suelo con una especie de detector de metales.

   En el lugar, una patrulla verificó que el referido punto se hallaba catalogado como necrópolis y halló en los alrededores una furgoneta y también a una persona, un vecino de otra provincia de Castilla y León que fue identificado y negó que se encontrara practicando remociones de terreno valiéndose de una azada ni buscando nada con un detector de metales.

   Los agentes registraron entonces el interior del vehículo y descubrieron uno de estos aparatos electrónicos tipo muleta y una azada de mano con restos de tierra fresca, con claros indicios de haber sido recientemente usada.

   En un segundo registro, hallaron ocultos en varios compartimentos, objetos de apariencia metálica y notable antigüedad, aún con restos de tierra del lugar. Su apariencia hacía entrever que no eran el resultado de un hallazgo casual o descubiertas en superficie, sino que habían sido extraídas deliberadamente del interior del subsuelo, según ha detallado la Guardia Civil en un comunicado recogido por Europa Press.

   Además, efectivos del Seprona de la Guardia Civil practicaron una inspección ocular en el lugar, lo que permitió descubrir la presencia de cerca de 60 hoyos de similares dimensiones, aunque de distinta profundidad, con evidencias de haber sido recientemente excavados. Todos los hoyos estaban ubicados en un importante yacimiento arqueológico declarado como necrópolis.

   Las pesquisas han aclarado que el individuo carecía de las autorizaciones necesarias para llevar a cabo esta excavación arqueológica y tampoco había parado la prospección para comunicar inmediatamente el primer hallazgo a Patrimonio, sino que continuó con la búsqueda practicando más extracciones.

   Por ello, se han instruido diligencias por un delito sobre Patrimonio Histórico por daños y expolio de bienes con valor histórico sin haber comunicado los hallazgos. Estas han sido presentadas en los juzgados de la capital y en la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo de Burgos.

   Además, se han intervenido los objetos hallados, una moneda, tres clavos, un proyectil de un cartucho, un gancho y cinco pletinas metálicas, incautados para su estudio.

Contador

Leer más acerca de: