28 de febrero de 2020
 
Actualizado 18/12/2008 18:44:10 CET

Uno de cada cinco ciudadanos de Tarragona es pobre, según un estudio de la Universitat Rovira i Virgili

TARRAGONA, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Uno de cada cinco ciudadanos de Tarragona, el 20 por ciento, viven en situación de pobreza, según un estudio elaborado por la Universitat Rovira i Virgili (URV), dónde se remarca que existe una clara diferencia social entre los barrios de Levante y Ponente.

Según explicó Francesc Valls, responsable del estudio, cerca de 27.000 tarraconenses viven en hogares con unos ingresos inferiores al umbral de pobreza, que para una persona que vive sola se estableció en 7.560 euros al año y para una pareja con dos hijos, en 15.876 euros anuales.

El riesgo a la pobreza está generalizado en los barrios de Ponente de Riu-Clar, Floresta, Icomar y Camp Clar, y afecta a casi la mitad de sus habitantes. Por contra, en los barrios de Levante y en el ensanche norte, las tasas de pobreza son muy inferiores a la media.

Valls señaló que la pobreza está feminizada y que son las mujeres mayores de edad las que presentan porcentualmente las tasas más elevadas. Así, calculan que más de un 80% de los hogares donde reside una persona jubilada, con menores ingresos, es mujer.

"Estos hogares son los que sufren con una mayor gravedad los efectos de la pobreza", explicó. Así, prácticamente la mitad de los hogares formados por una mujer, jubilada y viuda tiene unos ingresos anuales inferiores a la línea de la pobreza, lo que supone, según Valls, que el sistema de protección pública resulta "insuficiente" para algunos colectivos.

El estudio, en base al resultado de 930 encuestas a hogares de la ciudad, detecta también otras tres tipologías de hogares especialmente vulnerables: las encabezadas por una persona joven, los que son resultado de un proceso de ruptura familiar como la separación o el divorcio y, por último, los formados por inmigrantes.

En este último caso, más de una tercera parte de los inmigrantes de Tarragona son pobres. Se trata de hogares formados, principalmente, por jóvenes, con el hombre como cabeza de familia, con pareja y un elevado número de hijos, donde por lo menos uno trabaja, pero en empleos de baja calificación. Viven en alquiler o bien pagando una hipoteca.

Las encuestas para el estudio se realizaron entre noviembre de 2007 y abril de 2008, es decir cuando la crisis aún no había aparecido de forma significativa. Responsables de Cáritas señalaron que este fenómeno actual se está notando con el incremento de personas que acuden a esta entidad a pedir ayuda. Lo mismo sucede con los Servicios Sociales.

Según el director del informe, Àngel Belzunegui, si las instituciones no ponen solución a este hecho, existe un "elevado riesgo" de fragmentación social en la ciudad. Ante estos datos, el Ayuntamiento de Tarragona anunció hoy que elaborará un Plan de Inclusión Social para reducir los índices de pobreza.