Publicado 18/01/2019 15:12

Impulsores del proyecto #Cuéntalo piden rediseñar políticas públicas usando sus datos

Rueda de prensa del proyecto #Cuéntalo
EUROPA PRESS

Estudian cederlo al Ayuntamiento de Barcelona y Colau aplaude la iniciativa

BARCELONA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La creadora e impulsora del proyecto #Cuéntalo, la periodista Cristina Fallarás, ha defendido este viernes que las políticas públicas del ámbito de las violencias contra la mujer deben reformularse teniendo en cuenta los resultados de la iniciativa y los miles de relatos de mujeres afectadas.

Ha destacado la importancia de contar con estas experiencias, y se ha preguntado: "Si esto no estaba narrado, ¿sobre qué hemos legislado?", por lo que ha apostado por modificar políticas públicas utilizando esta nueva información, ha señalado en una rueda de prensa a la que ha asistido la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Fallarás, que animó a mujeres víctimas de violencias machistas a contarlo en Twitter a través de este hashtag --después del #MeToo--, ha explicado que estudian ceder el proyecto a la administración pública, y ha planteado acordarlo con el Ayuntamiento de la capital catalana, que ha colaborado con el proyecto con financiación.

Colau ha puesto el Ayuntamiento a disposición de la iniciativa, y ha dicho que las administraciones deben acompañarla para que pueda ser un ejemplo y un referente: "Una buena política democrática es poner las administraciones al servicio de esta organización e inteligencia colectiva".

La alcaldesa ha destacado la importancia de contar experiencias para que otras mujeres sepan que no están solas ni "locas, sino que hay machismo y agresiones sexuales de forma sistemática, y maltratos y asesinatos".

Ha resaltado que ha sufrido violencias sexuales como mujer anónima y también como alcaldesa, y ha recordado que en un acto en un ambiente culto y profesional del ámbito judicial fue intimidada sexualmente: "Si me pasa como alcaldesa, ¿qué no estará pasando masivamente en la sociedad cada día? Nuestra obligación es decirlo".

Fallarás ha dicho que esta es una "herramienta para rebatir la perversa idea" de que las mujeres mienten, usada por cierta parte de la derecha para modificar el relato de dolor y agresión de muchas mujeres, ha dicho, y ha asegurado que el Ayuntamiento ha sido la institución que más se ha interesado por el asunto.

ANÁLISIS DE LOS DATOS

La periodista de datos Karma Peiró ha destacado que, después de los tuits con este hashtag, Fallarás buscaba una forma de que no se perdiera la información y trabajaron para analizar los datos, que reflejan una realidad que "obliga a exigir que se hagan bien las políticas públicas y se reformulen".

El archivero del grupo de Dades i Transparncia de la Associació d'Arxivers-Gestors de Documents de Catalunya (AAC-DG) Aniol Maria ha explicado que empezaron a capturar los tuits con el hashtag #Cuéntalo --algo que ya hicieron con el atentado del 17A y el 1-O--, con el que registraron 2,75 millones de mensajes en la red social.

El investigador del Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación Fernando Cucchietti ha explicado que empezaron a analizar a mano y uno a uno el contenido de los tuits para crear un algoritmo, y ha destacado que los resultados y los mensajes --en forma de puntos-- pueden verse en la web del proyecto, que Fallarás ve como una "constelación del horror".

El vocal de investigación de la AAC-DG, Vicen Ruiz, ha resaltado que la iniciativa evidencia que el archivo es una herramienta de democracia que contribuye a generar soberanía en el ámbito de los datos, y ha señalado que la información que los ciudadanos publican en las redes debe ser útil para las administraciones.

4.000 TUITS y 48.000 RETUITS EN CATALUNYA

De los 2,75 millones de tuits con este hashtag, 2,59 millones fueron retuits, y 160.000 fueron mensajes con contenido nuevo, han explicado, y han destacado que las cuentas que los publicaron tienen una media de 420 seguidores --el 75% de retuits fueron a usuarias con menos de 3.000 seguidores--, algo que evidencia que el movimiento fue horizontal, ha dicho Fallarás.

Unos 50.000 mensajes son de testimonios de agresiones --40.000 de ellos narrados en primera persona--, y el movimiento empezó en España pero se expandió y se registraron mensajes en más de 60 países, han señalado, y han detallado que en Catalunya hubo unos 4.000 tuits originales y 48.000 retuits.

Uno de cada diez de estas experiencias hablaba de asesinatos; las violaciones centraban uno de cada siete; las agresiones sexuales, tres de cada diez; uno de cada seis explicaba maltratos; un tercio, casos de acoso, y uno de tres expresaba miedo en situaciones como al salir a la calle sola de noche.