Janet Sanz (BComú) critica las sentencias contra los ejes verdes: "Son casos de 'lawfare' claro"

Archivo - La portavoz de BComú en el Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, en una imagen de archivo.
Archivo - La portavoz de BComú en el Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, en una imagen de archivo. - BCOMÚ - Archivo
Publicado: lunes, 6 mayo 2024 12:49

BARCELONA, 6 May. (EUROPA PRESS) -

La portavoz de BComú, Janet Sanz, ha criticado las sentencias contra los ejes verdes de las calles Rocafort y Comte Borrell, que se suman a la de Consell de Cent, en el distrito del Eixample: "Son casos de lawfare claro, una práctica demasiado habitual por desgracia en nuestra ciudad contra políticas que son útiles y necesarias".

En un comunicado este lunes, Sanz ha defendido que para llevar a cabo esta actuación no era necesario un cambio de calificación urbanística, como se apunta en una de las sentencias, en la que se alega que el Ayuntamiento "debería haber hecho una Modificación del Plan General Metropolitano (MPGM)".

La que en el anterior mandato fue teniente de alcalde de Urbanismo ha sostenido que "la Generalitat avaló esta política" y que cuentan con un informe que dice específicamente que no es necesario el cambio de calificación porque se trata de una reorganización y no se está prohibiendo el paso.

"Esto se puede ver fácilmente: pasan vehículos, a una velocidad más limitada, y hay carga y descarga", ha afirmado Sanz, que insiste en que está garantizada la legalidad de lo que tramitaron.

Con todo, defiende que es una política de sentido común para la ciudadanía y pide que continúe impulsándose: "El plan original que BComú presentó el mandato pasado era de 21 ejes. Tenemos que continuar, no podemos perder cuatro años sin hacer nada, dando la espalda a la emergencia climática".

COLLBONI DESCARTA REPLICAR EL MODELO

Tras recibir las sentencias, el gobierno actual de Jaume Collboni (PSC) ha descartado replicar el modelo de ejes verdes del Eixample en otros distritos de la ciudad por sus "costes y dinámicas de convivencia".

El gobierno municipal defiende la legalidad de la actuación, aunque considera que no es conveniente continuar con el modelo, que "no es aplicable de forma generalizada en el Eixample, ni por el impacto en la movilidad ni por la gestión del espacio público", señalan fuentes municipales a Europa Press.