Actualizado 30/09/2008 19:53 CET

Resumen.- Pujol y González se deshacen en elogios durante las jornadas de liderazgo de Esade

Manuel Castells afirma que con Obama se pasará de la hegemonía estadounidense a la multilateralidad

SANT FRUITÓS DE BAGES (BARCELONA), 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los ex presidentes de los gobiernos central y catalán Felipe González y Jordi Pujol intercambiaron elogios a sus trayectorias políticas, a lo largo de las jornadas que organizó entre ayer y hoy la escuela de negocios barcelonesa Esade en el monasterio de Sant Benet de Bages.

Tanto el uno como el otro, que en el pasado, siendo presidentes, habían escenificado sus diferencias, se trataron estos días con cordialidad y respeto, aunque en sus intervenciones trataron de evitar referirse al debate en político en concreto. Participaban en un coloquio sobre liderazgo de los políticos y de los intelectuales, organizado por la cátedra de liderazgos y gobernanza democrática de Esade.

"Felipe: tu hiciste algo en España", dijo anoche Pujol, y le elogió al considerar que tomó decisiones que en su momento no gustaron a los intelectuales de izquierdas, e incluso le definió como un "ejemplo" de liderazgo. Al poco, González afirmó que "Jordi no es ni guapo ni fuerte; es rarito. Es insuperable, un todo terreno de la política que rompe la barrera de la comunicación".

La frase mereció aplausos y sonrisas del público, entre los que había destacados empresarios como Josu Jon Imaz (Petronor), Salvador Alemany (Abertis), Josep Oliu (Banc Sabadell), Joan Josep Brugera (Colonial), Joan Majó (La Seda), Joan Font (Bon Preu), Narcís Serra (Caixa Catalunya) y Joan Majó (La Seda).

"Los intelectuales de izquierdas, los 'progres' --apuntó Pujol--, no aplaudieron a González cuando impulsó la renuncia del PSOE a definirse como partido marxista a finales de los años 70 o cuando impulsó la reconversión industrial en los años 80" de sectores como las cuentas mineras asturleonesas, los astilleros y la siderurgia vasca.

"¿Quién te aplaudió? ¿Te apoyó algún intelectual?", preguntó Pujol a González, quien consideró que el ex mandatario socialista "iba contra esquemas" y, pese a ello, logró implementar sus políticas públicas.

"En cambio, tú y yo no tuvimos fuerza suficiente para enfrentarnos a la dictadura intelectual en otro terreno", el educativo, durante finales de los años 80 y principios de los 90, cuando se planificó la reforma educativa con la Logse. "Yo no lo hize bien", dijo Pujol, quien añadió: "Nos dejamos arrastrar a una especie de experimentación sistemáticas" que ha tenido un efecto "pernicioso" en el sistema educativo catalán y español.

PROBLEMAS GLOBALES: LÍDERES LOCALES

Pujol, González y el abogado, diputado de CiU y ponente constitucional Miquel Roca (CiU) coincidieron en destacar que el liderazgo político, tal como se ha entendido hasta hoy, está "en crisis". "Los liderazgos son locales", incluso los de ámbito estatal, dijo González, algo que contrapuso a los problemas que deben afrontar los gobiernos, que son "globales", como la actual crisis financiera, u otros retos, como el cambio climático y la política exterior.

Roca consideró que "todos los paises necesitan tener liderazgos", y estos reposan "en proyectos e ideas", no en programas. Pujol aseguró que también los "valores" son claves en política.

Durante el debate, el auditorio supo anoche la noticia del hundimiento de Wall Street después de que el Congreso estadounidense rechazase el plan anticrisis de la administración republicana liderada por George W.Bush, lo que Pujol y González calificaron como "grave". González incluso atribuyó el voto de algunos congresistas al electoralismo, puesto que en pocas semanas habrá elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Durante el evento no faltaron críticas de muchos de los asistentes al aparato de los partidos, puesto que dificultan la relación entre los líderes políticos y la ciudadanía. "Lo que uno le pide a los partidos cuando intenta ganar a los partidos es que no estorbe", dijo González.

Por otra parte, durante el debate González evitó definirse como ateo y agnóstico, y dijo ser un "cristiano con minusvalía" al que la fe le "abandonó".

REGIONALISMO ABIERTO

Para solucionar la actual crisis económica y de gobernación, González dijo que la solución pasa por profundizar en el "regionalismo abierto" y extrapolar a otras regiones del mundo instituciones como la Unión Europea (UE). En cambio, dar respuestas a los problemas internacionales desde el "unilateralismo" no logra abordar estas dificultades globales.

González abogó por "organizar relaciones de poder en el mundo en conjuntos" que agrupen a distintos estados en función de la región donde se encuentren. E hizo este diagnóstico pese a afirmar que "nadie cree" a día de hoy en la UE, y auq "cada vez hay más desafección" respecto a la Europa de los 27.

"Necesitamos más que nunca a la UE aunque nunca nadie crea en ella", dijo González, quien aseguró que lo contrapuesto al "unilateralismo" no es el "multilateralismo", sino al "regionalismo abierto, grandes conjuntos de poder", lo cual, en el caso de China, por sus dimensiones, puede englobar a un único Estado, pero en otros casos, como en Europa, son agrupaciones "supranacionales" y supraestatales.

'FENÓMENO OBAMA'

En un debate cuyo protagonismo era el liderazgo, fueron constantes las referencias a la política americana, y muy especialmente al candidato demócrata a la presidencia estadounidense, Barack Obama. González lo alabó, mientras que el sociólogo y especialista en sociedad de la información Manuel Castells consideró hoy que Obama es el "Mijail Gorbachov de los Estados Unidos" ya que, en el actual contexto macroeconómico y geoestratégico, tiene como política "asumir el fin del imperio" a nivel militar.

"Cuando digo que su política es acabar con el imperio, significa acabar con el unilateralismo" y "no utilizar el superpoder militar para poner orden en el mundo", sino "ser mucho más selectivo, trabajar con los demás" y abogar por respuestas multilaterales para conseguir la paz en determinadas zonas del planeta, dijo Castells. Así, Estados Unidos podría destinar más recursos para "ocuparse de América", puesto que el país está en una situación económica "desastrosa".

Obama es "el reconocimiento de que --los Estados Unidos-- no pueden seguir con el imperio militarmente y solucionar los problemas de salud, educación, infraestructuras", aseguró el sociólogo. Por ello, a su juicio, Obama es una figura parecida a Gorbachov, impulsor de la Perestroika y de reformas estructurales en la URSS en los años 80.

En cuanto a política exterior, Castells aseguró que con Obama "se producirá un hundimiento del liderazgo estadounidense único" y se evolucionará a un marco más "multilateral", en el que Estados Unidos tratará de abordar los grandes retos del planeta, no por sí mismo, sino alcanzando pactos con otros bloques, con lo que pronosticó que, si gana Obama, habrá un esfuerzo de aproximación y tender puentes con la UE.

Con Obama, los ataques militares estadounidenses se producirán únicamente "allí donde sea necesario, y sólo cuando sea necesario". Por ello, dio por "casi seguro" que si Obama gana las presidenciales, "ataque las montañas de Pakistán" buscando apoyos en otros países, porque "todo el mundo sabe que allí se esconden" las bandas terroristas islamistas internacionales.

Castells apreció que prueba del éxito de la campaña de Obama es que exporta las "técnicas de movilización vecinal" que aprendió en Chicago, y que hace 30 años que se aplican, pero que nunca antes se habían extendido al ámbito político. También destacó que su campaña se ha basado en la movilización por Internet, y en la recaudación de pequeñas donaciones, la mayoría de ellas inferiores a los 200 dólares por persona, mediante la red.