Rivera (C's) aspira a quedarse con los votantes "desamparados" por un cambio de rumbo del PP

Actualizado 23/05/2008 20:23:03 CET

Se ve más cercano a San Gil que a los "barones" populares Sirera, Feijóo y Camps

BARCELONA, 23 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de C's y diputado en el Parlament, Albert Rivera, afirmó hoy que C's aspira a quedarse con los votantes del PP que se sienten "desamparados" si los populares "giran hacia los regionalismos locales".

En una entrevista de Europa Press, opinó que "si el PP consolida este giro hacia el pacto con los nacionalistas otra vez, dejará a mucha gente liberal desamparada, gente que no quiere que se pacte con los nacionalismos", porque "el movimiento liberal es contradictorio con el nacionalismo".

"No nos engañemos: es en este espacio que nosotros podemos sacar votantes que se consideran liberales, no conservadores, y que les parece que el PP gira hacia los regionalismos locales", admitió Rivera, cosa que "le puede ir bien (al PP) para ganar elecciones, pero es una estrategia que dejará a mucha gente liberal desamparada".

Por eso, Rivera se mostró más cercano a la popular María San Gil, por su resistencia a pactar con los nacionalistas, "que con Daniel Sirera, Alberto Núñez Feijóo y Francisco Camps", a quienes ve "en la línea de los 'barones' territoriales del PSOE con discursos diferentes en cada territorio".

Destacó que las posturas más liberales son "las más lejanas a los nacionalismos", y que su partido tiene "principios claros: no pactar con quien no está de acuerdo", ya que "C's no cree que la única forma de gobernar sea pactando con los nacionalistas". Para él, "San Gil y Ortega Lara quedan fuera de juego en el PP al estar en contra de estos pactos".

HORIZONTE CON UPyD.

En plena crisis interna de C's después de que dos de los tres diputados del partido, José Domingo y Antonio Robles, promuevan una campaña de recogida de firmas entre los militantes para forzar un congreso extraordinario con el fin de renovar a los órganos directivos, uno de los elementos de debate se sitúa en torno a la necesidad de que C's se acerque a UPyD, liderada por la ex eurodiputada Rosa Díez.

Para Rivera, el acercamiento con UPyD no depende sólo de C's, sino de la misma UPyD: "No podemos descartar ningún tipo de acercamiento con UPyD, pero los acercamientos deben ser a dos bandas y saber que hay buena fe y voluntad".

Por eso, es partidario de esperar a que UPyD celebre, a finales de 2009, su congreso para determinar las posibilidades de acuerdo. "La voluntad de C's está, pero tenemos que encontrar la misma voluntad cuando UPyD aclare su situación interna", añadió, después de que Díez diera por cerrado el debate sobre la posibilidad de acuerdos estables de los dos partidos.

El manifiesto que hicieron público Domingo y Robles para anunciar su intención de forzar un congreso entendía como inimaginable que C's y UPyD concurran por separado en las elecciones autonómicas de 2010, algo que Rivera comparte: "Puedo coincidir en que es muy difícil plantear que C's y UPyD puedan ofrecerse como dos alternativas a votar, especialmente en Catalunya, donde hay un espacio que ocupa C's con representación parlamentaria".

"C's está en disposición de decir que puede llegar a acuerdos con todos los partidos del ámbito constitucionalista que ocupen el espacio progresista y no nacionalista", dijo, tras considerar que "si hay dos partes que se quieren poner de acuerdo, hay fórmulas para ello".