Sistemas Alem acusa al Ayuntamiento de Tarragona de apropiarse de su tecnología para el aparcamiento de Jaime I

Actualizado 04/09/2008 20:58:09 CET

TARRAGONA, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El administrador de Sistemas Alem, S.L., la empresa a quien se le había encargado la construcción de la tecnología del aparcamiento de Jaime I en Tarragona, acusó hoy al Ayuntamiento de la ciudad de "apropiarse indebidamente" de su tecnología y de utilizar a la empresa como "chivo expiatorio" en el caso del polémico aparcamiento.

"Éramos el socio tonto y cuando tuvieron la tecnología, nos echaron", manifestó Rafael León Moyano en una rueda de prensa. Según él, Sistemas Alem sólo ha cobrado del consistorio 3,2 millones de euros, por ello no entiende cómo se está hablando de un coste actual cercano a los 30 millones.

León rechazó las críticas a la mala gestión del aparcamiento, y explicó que las modificaciones realizadas en el proyecto se hicieron después de que se echara a Sistemas Alem "de forma improcedente y equívoca" de la UTE que formaba con la empresa de aparcamientos de la ciudad para construir esta instalación. La UTE se creó en el año 2002, pero en el 2006, el Ayuntamiento, gobernado entonces por CiU y PP, dijo que asumía el proyecto en solitario.

Estas modificaciones realizadas, según él, posteriormente, las ha visto por fotografías, ya que no le dejaron ni entrar en la obra, y se hicieron "siguiendo criterios erróneos, con problemas de compatibilidad con el proyecto inicial y también, incluso, de seguridad".

De esta forma, adjudicó los errores del proyecto, constatados en una auditoría reciente, al Ayuntamiento, que continuó con las obras pero ya sin la participación de Sistemas Alem. En este sentido, también denunció que la empresa municipal se apropió de forma "indebida" de algunos planos del proyecto.

El administrador de la empresa, que a día hoy se encuentra en concurso de acreedores, situación que atribuye al impago de 2,2 millones de euros por parte del consistorio tarraconense, ofreció su ayuda al nuevo equipo de gobierno (PSC y ERC), porque el aparcamiento, según él, se puede hacer "tal como estaba previsto", es decir, que sea un aparcamiento inteligente y con 600 plazas.

Asimismo, rechazó que el coste de la construcción tenga que subir a unos 7 millones de euros, como señalaba la auditoría, y que nunca sería rentable. Según León, con 1,7 millones de euros es suficiente para terminarlo y que sea viable.

El responsable de la empresa también pidió al Ayuntamiento que le dejen entrar en el aparcamiento para comprobar las modificaciones realizadas, y ofreció su ayuda para desarrollar de nuevo el proyecto.

Respecto a la situación de la UTE formada con la empresa municipal de aparcamientos, señaló que no se ha procedido a su disolución, ya que "no se puede hacer de forma unilateral".

CAMBIOS PERJUDICIALES Y PELIGROSOS EN EL PROYECTO

Sistemas Alem ha detectado cinco cambios "perjudiciales" en el planteamiento inicial del proyecto llevados a cabo, según denunció hoy su administrador, después que se les echara de la UTE. Principalmente, había una modificación en el sistema de aparcamiento que era "incompatible" con la tecnología de Alem. Según León, "funcional y económicamente, lo que se ha hecho es una barbaridad, pero también hay problemas de seguridad", señaló.

Al mismo tiempo, remarcó que los problemas detectados en el proyecto correspondieron "a la obra civil", a cargo de la empresa Lubasa, que hizo una "mala ejecución".

León manifestó "haber sido engañado", y añadió que, de no estar en la situación de concurso de acreedores, se plantearía la posibilidad de demandar al Ayuntamiento por la apropiación indebida de la tecnología así como también porque, según él, se falsificaron actas para atribuirles aprobaciones de las que no tenían conocimiento.