Actualizado 12/03/2008 20:43 CET

Las Terres de l'Ebre (Tarragona) acogen una reunión de cuerpos de seguridad para tratar casos de maltratos a menores

TORTOSA (TARRAGONA), 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

El delegado de la Generalitat en las Terres de l'Ebre, Lluís Salvadó, acompañado de los directores de Servicios Territoriales de Acción Social y de Justicia, presidió hoy la reunión de coordinación entre todos los cuerpos de seguridad de las Terres de l'Ebre (Tarragona) para tratar las actuaciones a seguir en situaciones de maltratos a menores.

Esta reunión, donde estuvieron los representantes de la Policía Local, Policía Nacional, Guardia Civil y Mossos d'Esquadra, se enmarca en el 'Protocolo básico de actuaciones en maltratos a menores de las Terres de l'Ebre' --firmado el 2004--, que define un modelo de actuación coordinada entre todas las instancias implicadas para conseguir la protección del menor ante situaciones de riesgo, además de garantizar sus derechos y sus libertades.

En el acto se presentó a los cuerpos de seguridad un nuevo servicio público de atención telefónica gratuito y permanente para la prevención y detección de los maltratos infantiles, la unidad UDEPMI, gestionada por la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA).

El servicio está en funcionamiento las 24 horas del día y los 365 días del año en toda Catalunya, con el objetivo de prevenir los maltratos y dar una respuesta inmediata y experta a las situaciones de maltrato infantil y de riesgo social grave.

Asimismo, se presentaron las medidas existentes en las Terres de l'Ebre, como los dos Centros Residenciales de Asistencia Educativa (CRAES) destinados a la tutela de menores; dos pisos para adolescentes de 16 a 21 años, los equipos propios del departamento de Atención a la Infancia y Adolescencia en el territorio y los equipos del Consell Comarcal del Baix Ebre.

Finalmente, se presentaron proyectos de futuro como la creación de un equipo de valoración de maltratos infantiles (EVAMI) y un Centro de Acogida, ya que actualmente sólo existe uno en Tarragona, adonde se trasladan los niños del territorio.