El Gobierno dice que "afinará al máximo" las normas en la frontera Melillense para "conjugar fluidez y seguridad"

Actualizado 30/07/2008 20:30:24 CET

MELILLA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en Melilla, Gregorio Escobar, aseguró hoy que "se van a afinar al máximo" las normas en la frontera para "conjugar fluidez y seguridad" después de las protestas que se vienen sucediendo desde hace un mes contra la exigencia de la Policía Nacional de pedir visados a los marroquíes residentes en Nador, provincia marroquí más próxima a Melilla.

Gregorio Escobar realizó estas manifestaciones después de mantener un encuentro en la sede de la Delegación del Gobierno con la presidenta de la Confederación de Empresarios de Melilla (CEME) y de la Cámara de Comercio, Margarita López Almendáriz, y miembros de las Ejecutivas de ambas organizaciones, en el que se analizó en profundidad el estado actual de la frontera con Marruecos.

El delegado expuso a empresarios y comerciantes que viene "trabajando ante las instancias oportunas" para resolver la situación planteada por la acción de "un pequeño grupo de manifestantes marroquíes", autor de las retenciones que se vienen registrando en el paso de Beni-Enzar, principalmente.

"Desde Delegación del Gobierno, se ha expresado a los comerciantes que se va a afinar lo máximo posible en los criterios de interpretación de las normas en el control fronterizo para conseguir conjugar seguridad con fluidez" indicó, para añadir que "se será estricto en el cumplimiento de todos aquellos requisitos encaminados a mantener la seguridad, pero no se descuidará el hecho de que una frontera como la de Beni-Enzar tiene que contar con la agilidad necesaria que la conviertan en lo que todos queremos: un paso fluido, acorde con los cánones que deben caracterizar a una frontera europea".

El representante gubernamental recordó que se ha tenido en cuenta también que en muy poco tiempo se ha trasladado el comercio atípico desde Beni-Enzar a Barrio Chino, una situación mantenida durante 30 años, "en aras de conseguir esa fluidez y comodidad en el paso de Beni-Enzar que tanto se demanda. En este proceso de traslado ha participado activamente, por cierto, la CEME, a través de las diversas reuniones que se han venido mantenido en la Delegación del Gobierno".