Actualizado 30/03/2020 21:32:13 +00:00 CET

Los colutorios de clorexidina, claves para reducir el contagio del COVID-19

Detalle de ciudadana con mascarrilla
Detalle de ciudadana con mascarrilla - ÓSCAR CAÑAS / EUROPA PRESS

   MADRID, 12 Mar. (CHANCE) -

No se habla de otra cosa, está claro que el problema mundial de este nuevo virus, es la gran preocupación de todos nosotros. Además, ahora en nuestro país estamos viviendo un momento importante de proliferación de este COVID-19 que copa todas las conversaciones y foros.

Tomar medidas de higiene, como todos sabemos y como todos los expertos no paran de incidir, es clave para ayudar a frenar esta gran crisis sanitaria. Pero la higiene se extiende a todas las partes de nuestro cuerpo, también a la higiene bucal y no sólo actualmente, en crisis sanitarias pasadas ya se hablaba de ello.

"Si analizamos con detalle los escritos del gobierno civil sobre la llamada gripe española en 1918 ya se hablaba de la importancia de tener mucha limpieza en la boca. Actualmente, con el problema actual que tenemos a nivel mundial y en nuestro país., también una higiene bucal es básica", nos explica el odontólogo Iván Malagón.

"El coronavirus anida en la laringe 4-5 días antes de pasar por el pulmón, los bronquios o dar síntomas y, además, es un virus muy sensible a los productos a base de agua oxigenada (Peróxido de hidrogeno) y alcohol (etanol). Por ello, una medida higiénica de prevención es la posibilidad del hábito de hacer gargarismos con colutorios a base de agua oxigenada diluida al 1% en agua. Pero es importante indicar que esta es una medida más para intentar frenar el proceso infeccioso.
Actualmente se conoce que los 'buches' o enjuagues recurrentes con Povidona diluida al 0´2% o de Peróxido de hidrógeno al 1%, son eficaces porque desactivan el virus. El resto de colutorios suponen una medida más higiénica que puede evitar que se implante en vías aéreas", afirma el doctor Malagón.

"Quiero insistir en que los colutorios antisépticos no son eficaces para 'matar' al virus, pero son una recomendación más para evitar que este llegue a los pulmones, o los bronquios. Además, estos no deben usarse por más de 3 o 4 semanas, ya que suelen teñir los dientes porque alteran el equilibrio de la flora bacteriana bucal. Durante sólo ese tiempo, si está indicado, no hay problema de su utilización", concluye.

Para leer más