Actualizado 07/03/2021 00:39 CET

Ángela Molina y su emocionante discurso al recibir el Goya de honor 2021

ÁNGELA MOLINA RECIBE EL GOYA DE HONOR 2021
ÁNGELA MOLINA RECIBE EL GOYA DE HONOR 2021 - MIGUEL CÓRDOBA / ACADEMIA DE CINE

   MADRID, 7 Mar. (CHANCE) -

    Ángela Molina, mujer de focos y cámaras, ha recogido hoy el merecidísimo Goya de honor 2021 y lo ha hecho con un discurso emocionante. Como no podía ser de otra manera, la actriz iba preparada para mirar a cámara y exponer el discurso que había preparado y lo cierto, es que lo ha hecho como todo, brillante. El discurso íntegro:

   "Para todos vosotros, gracias. Solo porque he recibido tanto de la vida encuentro esta noche el valor para dirigirme a todos vosotros. Necesito valor. Quiero darle gracias a Dios por todo, por el amor que es la mejor manera que conozco para dar las gracias a todo. Cuando os hablo de mis padres me invade una ola de amor que me late el corazón y me devuelve la vida. Quiero dar las gracias a mi padre, por mi madre y a mi madre, por mi madre. Este Goya es vuestro, con todo mi honor. Y este Goya es de toda mi familia adorada y ellos saben que son mi corazón. Esta noche, queridos míos, gracias a la generosidad de la Academia recibo el Goya de honor y lo hago llena de alegría porque sois vosotros mis compañeros los que os habéis acordado de mí, porque el rodaje ha sido muy hermoso, increíble, muy verdadero y porque hemos estado juntos lo suficiente y hemos pedido esta noche volverlo estar, tendiendo puentes que ninguna pandemia puede arrebatarnos.

   Este Goya solo será mío si lo es con todas y cada una de las personas con las que he trabajado. El cine, nuestro cine, ha marcado el calendario de mi vida, ha sido horizonte y a la vez camino, un viaje hacia el ser humano hecho por humanos. Necesitamos compartir nuestro entusiasmo para saber que es verdadero, comunicarnos con alguien... pero sobre todo necesitamos sentir que nos necesitamos.

   Hace ya algún tiempo, mucho para los calendarios y ninguno para el corazón, mi padre cantó en este teatro, no imaginaba él aquel día que un día su hija recibiría en ese mismo escenario el cariño del público. Que sea Málaga, la tierra de mi padre, mi paraíso, el lugar que la vida escoge para que vosotros me mostréis vuestra fidelidad, me hace sospechar que el azar es cómplice del amor. Si supiera os hablaría de la luz de mi España entera, pero siempre os estaría hablando de mi gente, gente generosa. Para terminar quiero darle las gracias al cine por haberme llevado con él y por enseñarme de todas las cosas un milagro. Quizás, tal vez la vida se parezca al cine, no se disfruta sin los demás. Gracias".