Publicado 03/10/2015 15:16CET

Jesús Castro intenta afrontar la fama con madurez

   MADRID, 3 Oct. (CHANCE/Irene Díaz) -

   Tras el éxito de su debut en televisión con El príncipe, Jesús Castro ha regresado a televisión con Mar de Plástico en el papel de Chico malo de la nueva serie de Antena3 que protagoniza Rodolfo Sancho. No ha parado de trabajar desde que entró en el mundo del cine por la puerta grande con El niño, le llueven los proyectos y las marcas le reclaman como imagen para sus catálogo, la última de ellas Beverly Hills Polo Club, que ha contado con el actor como reclamo para sus fragancias.

   Consciente de su fortuna, intenta afrontar la fama con madurez, abriéndose camino en el mundo de la interpretación poco a poco asegura tener todavía mucho que aprender. Acaba de llegar a los cien mil seguidores en twitter y lo va a celebrar comiendo con una de sus fans, la afortunada que ha ganado el sorteo que el actor ha hecho a través de las redes sociales.

   CHANCE: ¿Cómo estás viviendo el éxito de Mar de Plástico?

 JESÚS CASTRO: Estoy muy contento con la acogida que ha tenido, tanto el primer capítulo como el segundo, que ha subido unas décimas. Muy contento y encantado de la vida, espero que siga así.

   CH: ¿Cómo ha recibido el público a tu personaje?

 JC: La mayoría de la gente piensa que es un antipático. Es un tío que el padre es alcohólico y que la madre murió cuando él era pequeño. No siente y no se siente querido. Es muy impulsivo y tiene muchos conflictos internos, pero creo que al final la gente acabará empatizando con él.

   CH: ¿Te preocupaba que el público le resultara antipático?

 JC: Un poquito sí, sabía que en los primeros capítulos mi personaje no iba a ser de los preferidos. Con el tiempo espero que vaya haciendo las paces.

   CH: ¿Qué tienes en común con él?

 JC: Muy pocas cosas, hay momentos que cuando te tocan algo que te duele pierdes el norte durante un tiempo. Cuando lo recuperas ves que te has descolado un poco. Eso lo tenemos en común.

   CH: ¿Has tenido que pedir perdón muchas veces?

 JC: Sí, mucho. Igual que cuando tienes razón tienes que ir con tu razón hasta el final del mundo, cuando te equivocas hay que pedir perdón.

   CH: ¿Refleja bien la serie el ambiente que se vive en los invernaderos?

 JC: El ambiente realmente no lo he visto porque no he estado en los plásticos. Mi personaje lleva una trama diferente y no he visto a temporeros trabajando. He visto poca cosa.

   CH: ¿Te resulta complicado rodar las escenas de sexo?

 JC: Sí, se pasa mal y hay un poco de tensión. Estás con los nervios a flor de piel, casi desnudo delante de noventa personas. Hay que crear una burbuja y no dejar entrar a nadie hasta que corten. Centrarme en ella y ella que se centre en mí.

   CH: ¿Qué proyectos tienes?

 JC: Que pueda decir ninguno, no puedo.

   CH: Cada vez colaboras con más marcas, ¿Te gusta la faceta de modelo?

 JC: Sí, me gusta. Al principio no me sentía cómodo con los reportajes fotográficos, no era mi rollo. Cada día estoy más cómodo y me siento mejor.

   CH: ¿Te veremos desfilar alguna vez?

 JC: No voy a cerrar puertas a nada, ahora mismo no tengo tiempo ni para rascarme la espalda pero en un futuro no se sabe. Nunca digas nunca.

   CH: El ritmo de trabajo, ¿Te ha hecho perder cosas por el camino?

 JC: Estoy dejando de lado momentos de la familia, de mi hermana pequeña, momento que me gustaría vivir porque siempre he estado ahí. Ver cómo se va haciendo mayor y va pasando del colegio a primaria. Son cosas que echo de menos pero no se puede tener todo.

   CH: ¿Cómo te has adaptado a la vida en Madrid?

 JC: Bien, no es Vejer de la Frontera pero he buscado una zona con árboles y que me recuerda al campo. Madrid me gusta, no es donde yo viviría si tuviese mi vida resuelta por el tráfico, el ajetreo. Me he criado en la costa y aquí es muy bonito pero mi tierra que no me la toquen. Viviría en Tarifa, Zahara de los Atunes o incluso Conill, un sitio de costa en el que se esté tranquilo y la calidad de vida sea buena.

   CH: ¿A qué huele Jesús Castro?

 JC: Huele a la colonia de Beverly Hills Polo Club. Es una colonia fresca, deportiva y joven como yo, que te la puedes poner en todo tipo de ocasión.

   CH: ¿Es uno de los trucos para seducir?

 JC: Sí, cuando conoces a una chica lo primero es darle dos besos, así que tiene una primera toma de contacto con tu colonia. Es importante elegir una buena colonia para que cuando te de los besos vea que hueles bien.

   CH: ¿Te gustan los olores frescos?

 JC: Sí, que sean intensos. Hay muchas colonias que huelen bien pero que son demasiado intensas o para una edad que no te toca. En este caso es joven, intenso pero no tanto. Me gusta mucho.

   CH: Has encontrado chica para la cita que sorteabas en internet

 JC: Sí, ya lo estamos organizando, será una comida.

   CH: ¿Qué esperas de ese encuentro?

 JC: No lo sé, preguntarle qué tal está ella y que me diga cómo está viendo Mar de plástico o el tiempo que llevo trabajando, cómo lo ve ella desde fuera.

   CH: ¿Intentas ser cercano con las fans?

 JC: Sí, creo que al final es de lo más bonito que tiene la profesión, que haya gente desinteresadamente apoyándote cada día y cada semana. Ver cómo te miran con las lágrimas fuera, que te den un abrazo con el corazón a mil o lo que significa un simple abrazo mío. Es lo mejor de mi trabajo.

   CH: Has vivido un cambio muy grande, debes sentir que el mundo se vuelve loco

 JC: Sí, pero lo importante es que se vuelva loco el mundo y no tú.

   CH: ¿Qué metas te has puesto?

 JC: Ninguna, voy pantalla por pantalla. La de ahora es “Mar de plástico”, cuando acabe el rodaje ya veré cuál es la siguiente.

   CH: ¿No te vas a traer a la familia a Madrid?

 JC: No les haría eso, si se lo dijese igual se venían pero no les haría eso, se vuelven locos en Madrid. Hay momentos que me siento solo, pero la soledad también me gusta. A veces es mejor el silencio que escuchar tonterías.