El maestro Joao: "No pensé que en mi vida tuviese tanto interés"

Actualizado 22/06/2018 10:33:25 CET
MAESTRO JOAO EN LA WARNER
JAVIER RAMÍREZ// JOSÉ RAMÓN GUISADO

   MADRID, 22 Jun. (CHANCE) -

Tras su paso por Supervivientes, parece que muchos de los concursantes se están atreviendo a sincerarse sobre temas muy complicados de su infancia y es que, tras publicarse en la revista Lecturas la entrevista de Sofía donde la ganadora se abrió en canal y habló sobre su padre, ahora es el maestro Joao quien, además de contarnos cómo ha sido su vuelta a la normalidad tras el concurso, ha querido compartir con nosotros momentos difíciles de su vida y de su infancia durante la fiesta de inauguración del verano de la Warner a la que asistió acompañado de muchas celebridades del momento.

Sobre su regreso a España, el vidente nos ha expresado que fue toda una sorpresa. Joao mantiene que su objetivo en la isla no era ganar sino mostrar a la audiencia su personaje y su persona y que le conociesen mejor, lo que seguro no esperaba era que estaba generando un alcance y una repercusión inimaginable: "En ningún momento pensé en esta expectación sobre mi persona, aunque hayan dicho que yo sabía lo que estaba generando, no era así. No pensé que en mi vida tuviese tanto interés, lo entiendo pero no llego a comprenderlo del todo".

Y es que, a pesar de los duros momentos que ha sufrido en Honduras, sobre todo cuando se ponía de por medio detalles y comentarios sobre su vida privada, Joao tiene claro que se queda con la parte buena de esta experiencia. Y es que como él mismo dice "le ha dado mucho" y no dudaría en que volver a la isla: "Me ha quitado mucho pero me ha dado mucho... Me ha dado mi adolescencia, me ha dado risas que me faltaban risas, me han dado todos los días de veraneo, de playa".

En cuanto a su infancia, Joao nos revela que no tuvo una infancia fácil: "Yo lo he pasado bien pero he tenido ese mal de no poder ir a una excursión en el colegio, de no tener los libros, de no tener la ropa siempre limpia, pero yo mi vida la he vivido feliz, los niños se acostumbran...". Y es que además de la difícil situación económica que atravesaban, hay que sumarle la pérdida de su hermano. Un tema que se intentaba no pensar mucho en su casa y que no tuvo tan presente de niño: "En realidad no era algo que pensábamos que era tan real, era algo que mi madre decía de vez en cuando, pero no era algo que tuviéramos muy presente".

"Ese pellizco siempre lo tienes... Sería absurdo decir que no me ha marcado pero ya te digo que tampoco ha sido como esas tragedias que hay por ahí. Yo ni había nacido, ni siquiera le hemos visto la cara" añadía el maestro Joao.

Ni Joao ni su madre mantienen la esperanza de que su hermano perdido aparezca ya que este suceso ocurrió en el año 1951: "Yo solo tengo la esperanza de que haya sido muy feliz con una familia que tuviese mucho e todo y que haya sido para su bien".