Raquel Bollo habla de su trágico pasado junto a Chiquetete

Raquel Bollo en un concierto de Isabel Pantoja
EUROPA PRESS
Actualizado 28/03/2011 18:18:21 CET

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

La colaboradora Raquel Bollo se ha sincerado por primera vez en 'La Caja Deluxe' y se ha enfrentado a su pasado marcado por los terribles años de matrimonio que vivió junto al cantante Chiquetete con quien estuvo sufriendo malos tratos.

Raquel Bollo ha decidido plantarle cara a sus miedos e inseguridades y ha revelado algunos de los episodios más oscuros junto al que fuera su pareja, el cantante Chiquetete, del que asegura: "Le borraría de mi vida si pudiera".

De hecho la colaboradora ha llegado a revelar que las palizas eran algo frecuente, y que en una de ellas, que recibió estando embarazada, ocasionó la pérdida del bebé. "Me dejó sola después de pegarme, tuvieron que venir unos primos suyos a recogerme y me llevaron a un ginecólogo de pago. Durante dos semanas intentaron retener al feto con inyecciones, pero seguía sangrando y al final lo perdí".

No obstante, Raquel se compadece de Chiquetete y echa la culpa de su comportamiento a "las drogas" apuntando: "No entiendo cómo pueden cambiar tanto a las personas, para que luego digan que las drogas no hacen daño, venga hombre, cómo se puede destruir tanto y destruir una familia".

Bollo, que define a Chiquetete como un "desgraciado" dice sentir por él pena y lástima y asegura: "Tengo la seguridad de que como yo lo he querido, no lo ha querido nadie, él lo sabe".

Centrada en sus hijos y en su carrera profesional, Raquel mira al futuro con optimismo gracias al apoyo incondicional de sus padres, que según ella son "lo más importante de mi vida".

Ella no se perdona todo lo que sus hijos han tenido que vivir en los años en los que sus padres estaban casados. "Me siento culpable porque yo tenía que haber dicho basta y que mis hijos no hubieran sufrido. Tenía que haber sacrificado el amor que sentía yo por el de mis hijos".

La colaboradora se sinceró con sus hijos en unas emotivas cartas. A su hijo Manuel, el mayor, le pidió perdon por la infancia tan dura que le había tocado vivir y le deseó que no siguiera el ejemplo de su padre. "No me gustaría que hicieras sufrir a ninguna mujer como he sufrido yo, me moriría de pena". A su hija pequeña, Alma, que asegura que tiene la misma forma de ser que ella, le recomienda: "No vivas tan deprisa como yo. Disfruta de lo que yo quizás no hay podido disfrutar".