Fortuna en el juego, fortuna en tu muñeca

Actualizado 08/02/2011 16:52:01 CET
ALEXANDER SHOROKHOFF

MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los juegos reyes del casino, la Ruleta y el Black Jack, personalizan los nuevos relojes Alexander Shorokhoff, con formato más transgresor, los modelos Fedor Dostoevsky.

Una ruleta francesa auténtica, con sus 37 números, grabada y coloreada a mano en la parte posterior de cada reloj Fedor Dostoevsky por los técnicos de Alexander Shorokhoff, es la seña de identidad de unas piezas únicas en la Relojería Mundial.

Los modelos automáticos de la línea Fedor Dostoevsky incorporan los ases de la baraja francesa en los cuatro vértices de la esfera. El indicador de reserva de marcha, situado a las 3 horas, reproduce las tres opciones del juego, con Black Jack, el triunfo, como símbolo de carga máxima. Las piezas mecánicas, con remonte manual, muestran la ruleta en su esfera, con sus 37 números y el verde, correspondiente al 0, dispuesto en el eje de las agujas.

Los relojes Alexander Shorokhoff de la línea Fedor Dostoevsky están disponibles en el mercado español a través de la red de joyerías exclusivas de la Marca. Las tarifas de estas piezas, comercializadas por la empresa CI&R (cir@telefonica.net), arrancan en 3.700 euros, para llegar hasta 6.300 euros en las versiones Skeleton, producidas en serie limitada a 25 unidades.

'El Jugador', novela legendaria del escritor ruso Fedor Dostoevsky, ha inspirado al ingeniero Alexander Shorokhoff, uno de los ocho grandes maestros relojeros europeos, en el momento de crear su línea de relojes más personales, alejados de modas pasajeras. Los modelos Fedor Dostoevsky se encuadran en la Colección Heritage 2011, dedicada a Genios de Rusia del calibre de: Alexander Pushkin, Peter Tchaikovsky o Leo Tolstoi.

Las piezas Fedor Dostoevsky llegan a las joyerías cuando el Póker vive un auge imparable a nivel mundial y los juegos emblemáticos de casino, el Black Jack y la Ruleta, se perpetúan ganando millones de nuevos adeptos en Internet. Alexander Shorokhoff ha materializado el universo peculiar de la Fortuna en unas piezas clásicas, repletas de soluciones transgresoras.

La forma peculiar de la caja de los relojes Dostoevsky, con una silueta cuadrada con 43 milímetros de lado que se suaviza en las esquinas, y el posicionamiento innovador de su corona, situada a las 12 horas para reforzar la simetría general y evitar cualquier molestia en la muñeca de su propietaria o propietario, son los distintivos de un diseño único, inconfundible.

La Ruleta grabada a mano en la parte posterior de cada pieza de la línea Fedor Dostoevsky redondea la singularidad de estos relojes producidos muy cerca de Frankfurt, en pleno corazón de Alemania. Esa tarea minuciosa cuenta con la garantía de calidad asociada al 'Made in Germany'.