Actualizado 22/05/2014 12:31:43 +00:00 CET

Amasijos cósmicos proyectan las sombras más oscuras del Universo

Las sombras más densas del Universo
Las sombras más densas del Universo / nasa/jpl

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

   Los astrónomos han encontrado cúmulos cósmicos tan oscuros, densos y polvorientos que proyectan las sombras más profundas jamás registradas en el Universo. Las observaciones infrarrojas de estas regiones se han realizado con el Spitzer de la NASA y ayudarán a conocer cómo se forman las estrellas más brillantes.

   Estos cúmulos representan las partes más oscuras de una enorme nube de gas y polvo situada a unos 16.000 años luz de distancia. Un nuevo estudio de la Universidad de Zurich, publicado en 'The Astrophysical Journal Letters', se aprovecha de las sombras proyectadas por estos grupos para medir la estructura y la masa de la nube.

   Concretamente, los resultados sugieren que es probable que estas nubes de polvo acaben evolucionando en uno los jóvenes cúmulos más masivos de estrellas de la Vía Láctea. Los cúmulos más densos florecerán en mayores y formarán las estrellas más poderosas de la agrupación, llamadas del tipo O, una formación de ha desconcertado a los científicos.

   Estas estrellas son descomunales y tienen un gran impacto en sus entornos estelares locales mientras que también ayuda a crear los elementos pesados necesarios para la vida.

   "El mapa de la estructura de la nube y de sus núcleos densos que se ha hecho en este estudio revela una gran cantidad de detalles sobre la estrella masiva y su proceso de formación en el cúmulo de estrellas", ha apuntado el autor principal de la investigación, Michael Butler.

   Este mapa ha ayudado a fijar la masa de la nube en el equivalente de 7.000 soles en un área que abarca unos 50 años luz de diámetro, gracias a la observación en el infrarrojo. Ésta permite a los científicos ver nubes inescrutables debido a la densidad del polvo y coger las primeras etapas de la formación estelar en el cúmulo.

   Por lo general, Spitzer detecta la luz infrarroja emitida por las estrellas jóvenes todavía envueltas en sus capullos polvorientos. Para el nuevo estudio, los astrónomos calibran la cantidad de luz infrarroja del fondo oscurecido por las nubes y usan estas sombras para determinar el material agrupado dentro de la nube. Las burbujas de gas y polvo eventualmente colapsarán gravitacionalmente para hacer cientos de miles de nuevas estrellas.

   La mayoría de las estrellas en el Universo, tal vez incluido el Sol, se formaron en masa en este tipo de entornos. Los racimos de estrellas de baja masa son bastante comunes y se han estudiado ampliamente. Pero los grupos que dan a luz a las estrellas de mayor masa, como el clúster que se describe aquí, son escasos y distantes, lo que los hace más difíciles de examinar.

   "En esta rara especie de nube, Spitzer ha proporcionado una visión importante de la formación masiva del cúmulo estelar y detectar sus primeras etapas, las embrionarias", ha indicado otro de los autores, Jonathan Tan.

   Los nuevos hallazgos ayudarán a revelar cómo se forman las estrellas tipo O, que de gran brillo y de, por lo menos, 16 veces la masa del Sol y con una temperatura superior a los 30.000ºC. Estas estrellas gigantes tienen una enorme influencia en sus vecindarios estelares locales. Sus vientos y la intensa radiación puede reunir material para crear otras estrellas y sistemas planetarios.

   Las estrellas de tipo O son de corta duración y explotan como supernovas rápidamente, liberando enormes cantidades de energía y forjar los elementos pesados necesarios para formar planetas y los seres vivos, de ahí la enorme importancia para su estudio.

ENLACES RELACIONADOS: Mapping the Densest Dusty Cloud Cores